Haz tu denuncia aquí

Catalepsia: ir a la tumba con vida

Casi un millón de personas han padecido este trastorno, cuyos síntomas disminuyen el ritmo cardiaco y la respiración, pero sin ser un cadáver

NACIONAL

·
Cuando despertó no se podía mover. “Estaba dentro de un ataúd, rodeada de su familia y sus seres queridos. Gritó de forma interna para que la escucharan, pero nada salió de su boca. Incluso creyó que estaba muerta. Estaba presente en su propio funeral”, así relata el terapeuta Manuel Torres un caso de catalepsia al que le dio seguimiento en 2017. La paciente era una joven originaria de Sinaloa, de 21 años de edad, que sufrió, al sentirse impotente por no poder hacer nada, más que ser espectadora de su propio entierro, del que posteriormente salió viva. Volver de la muerte siempre ha sido un tema recurrente en productos de ciencia ficción; no obstante, es un caso de la vida real que pocas personas han pasado. De acuerdo con la Academia Nacional de Medicina en México, sólo 0.74 por ciento de la población (887 mil 544) está en riesgo de padecer catalepsia, trastorno que consiste en perder la conciencia durante un periodo de tiempo, además de una disminución del ritmo cardiaco y la respiración a una simetría tan leve que es imperceptible, por lo que se diagnostica a la persona como muerta.   [caption id="attachment_396810" align="aligncenter" width="979"] Casi un millón de personas han padecido este trastorno, cuyos síntomas disminuyen el ritmo cardiaco y la respiración, pero sin ser un cadáver. Heraldo de México[/caption] Ataúdes singulares Debido a esta situación, se ha registrado una gran cantidad de entierros a personas vivas durante la historia, cuestión por la que se han fabricado ataúdes con campanas o incluso con entradas de oxígeno, para que las personas que resultaran vivas, puedan salir. Sin embargo, de acuerdo con el terapeuta, quien sufre de catalepsia nunca presentará características cadavéricas como la palidez, la rigidez o el enfriamiento que sólo aparecen con la muerte real.
“Contrario a lo que se cree, durante un periodo cataléptico las personas no pierden la conciencia, por eso es tan frustrante: no pueden moverse, pero pueden recordar todo”, comentó el experto.
Por Frida Valencia jrr    

Temas