Haz tu denuncia aquí

Migrantes hacen fila para un baño

el gobierno municipal improvisa albergue; edil planea consulta para dejar o sacar a caravana migrante

NACIONAL

·
TIJUANA. Aunque era la meta para este éxodo de centroamericanos, en los refugios habilitados por este municipio para dos mil nueve personas impera la desorganización. A una semana de su instalación y a la espera del arribo de tres mil migrantes más, en el Deportivo Benito Juárez, en Zona Norte, las raciones de comida, agua y techo no fueron suficientes. El baño de mujeres del deportivo estaba con candado y el de hombres sólo contaba con un inodoro. El agua para darse una ducha la surtía un tinaco no mayor que el de un departamento social. Los centroamericanos salieron del albergue para buscar comida, agua y ropa; las primeras raciones de alimento fueron otorgadas la tarde del sábado. A las 10:00 de la noche, los agentes de la Gendarmería y la Policía Estatal aseguran el lugar para que nadie salga. Según el ayuntamiento, siete hondureños fueron detenidos en esta semana; a dos de ellos los hallaron en un picadero. En las afueras del predio, un hombre sufrió una convulsión provocada por un golpe de calor y deshidratación, según un paramédico; los migrantes decían que se moría de hambre. A su alrededor algunos activistas repartían ropa y comida; decenas formaron filas en las cajuelas de los autos para recibir un burrito o una paleta de hielo. “Nos lo tienen muy limitado”, dijo Alexis, quien llegó el jueves y no recibió ni una cobija o colchoneta para pasar la noche. PONE PLAZO FATAL El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, anunció un plazo de 10 días para conocer que hará su administración sobre la llegada de los extranjeros, a quienes dijo que son invitados siempre y cuando hagan las cosas “de la manera correcta”. Tras los conflictos entre vecinos y migrantes de la Zona Playas, la autoridad optó por crear ese albergue para resguardarlos y evitar incidencia. “No estaríamos en condiciones de aguantar, en al menos en 10 días, si no recibimos apoyo por parte del gobierno federal”, indicó en conferencia. El panista subrayó que prepara una encuesta ciudadana, para que los tijuanenses decidan si estos extranjeros podrán quedarse y demandó recursos al gobierno federal. Aunque no especificó responsables, para el edil, que volvió a Tijuana el jueves tras una gira por China, dijo que sospecha que este éxodo está manejado, quizás con miras electorales, de cara a 2019. “No puede ser de otra manera. ¿De dónde sacan que cuatro mil, cinco mil ciudadanos, se juntan y dicen. ‘¡Vámonos al norte, vámonos todos!’. No, alguien les está pagando”, dijo.   Por JOSÉ RÍOS Y YOLANDA MORALES

Temas