Haz tu denuncia aquí

Se lleva a cabo la feria del Alfeñique en Toluca

NACIONAL

·
La Feria y Festival Cultural del Alfeñique Toluca 2018 llegó a la capital mexiquense, con su colorida carga de tradiciones, papel picado, flores, frutas caramelizadas, turrón, calaveritas artesanales y una intensa agenda de actividades artísticas y exposiciones, con catrinas recorriendo las calles y parques de la capital, en vísperas de la llegada del Día de Muertos. Los 84 puestos que integran esta edición de la de la feria, bordean los monumentales arcos que ya cumplen casi sus 150 años y los cuales han sido adornados con bellas calaveras del caricaturista Bernardo Luis Campos Salazar como marco para extraordinarias figuras del alfeñique. La Feria incluye una agenda apretada de eventos artísticos y culturales que se extienden a diversas sedes como la Capilla Exenta, la Concha Acústica, la Plaza González Arratia, el Foro Cultural Alameda y el Museo del Alfeñique, donde hay exposiciones, presentaciones de artistas populares, recorridos culturales y visitas nocturnas al Panteón Municipal, donde en un recorrido sorprendente, artistas narran algunas de las leyendas que quedaron capturadas en la memoria popular. Durante la inauguración de la feria, el alcalde, Fernando Zamora, explicó que el objetivo de estas celebraciones es promover la identidad municipal a través de las expresiones artísticas típicas de nuestra cultura.

LA TRADICIÓN GASTRÓMICA DEL ALFEÑIQUE

  Mayra Sandoval, quien forma parte de la cuarta generación de una de las familias que mantienen la tradición artesanal en la elaboración del alfeñique -dulce que le da nombre al evento-, asegura que los preparativos para elaborar las calaveras deben iniciarse desde el mes de abril con la compra y almacenamiento de la materia prima –costales y costales de azúcar, barricas de miel, colores vegetales y semillas, entre otras-, mientras que la elaboración de la fruta caramelizada, como camotes, chilacayotes, limones, calabazas al horno y otros dulces se comienzan a fabricar desde agosto, lo mismo que la gran variedad de turrones que aquí se ofrecen. Después de la elaboración a mano y sobre moldes de barro de las calaveras, el adornado se inicia en el mes de septiembre. La masa para elaborar las calaveritas debe estar en su "punto", el cual conocen a la perfección los artesanos con solo palpar una y otra vez la mezcla, olerla y "escucharla". Todo se realiza en talleres familiares y en las tareas participan lo mismo niños que adultos. Generalmente los integrantes más pequeños aplican los adornos como flores y ribetes, mientras que las mujeres se encargan de elaborar las frutas que también llevan procesos laboriosos pues pasan por los cazones para su cocido y endulzado, previa limpieza, pelado y cortado. Lo más difícil de elaborar es el turrón. A la miel se le agrega azúcar, se hierve hasta que tome la consistencia adecuada y se agregan las claras a punto de turrón e inicia un batido que tiene que ser ininterrumpido por entre tres y cuatro horas. Este trabajo lo realizan únicamente los hombres alternándose en periodos de cinco minutos cada uno, conforme avanza el cocido la mezcla se va haciendo más dura. Si alguno de los artesanos pierde el ritmo el turrón se echa a perder. A diferencia de otros lugares o eventos parecidos, los participantes de la Feria tienen prohibido introducir mercancía “pirata o china”, so pena de perder el lugar. Por Ma. Teresa Montaño

Temas