Haz tu denuncia aquí

Valor adquisitivo del salario mínimo se recuperó, afirma Ildefonso Guajardo

NACIONAL

·
El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, defendió a capa y espada el trabajo de la administración actual en materia económica y de competitividad. Reconoció que si bien han aumentado los precios de los bienes y servicios en este sexenio, el incremento ha sido menor que en los anteriores, con lo cual rechazó que el gobierno de Enrique Peña Nieto haya tenido una mayor incidencia en la pobreza nacional. En su comparecencia ante el Senado de la República, aseguró que los pobres no comen gasolina, considerando que ésta se disparó por las nubes, sino tortilla, pollo, leche y huevo, cuyo aumento en precios es menor. Una de las críticas más fuertes que pesan sobre esta administración es, precisamente, el encarecimiento de las gasolinas, las cuales aumentaron de precio 78 por ciento en los últimos seis años, según la Secretaría de Hacienda. Sin embargo, Guajardo aseguró que el valor adquisitivo del salario mínimo en México en el mandato de Peña Nieto, de acuerdo con cifras oficiales de órganos autónomos, se recuperó en 16.8 por ciento, 12 veces más que en el sexenio anterior, cuando creció 1.3 por ciento.  
Si lo vemos en términos de inflación tampoco podemos decir nada distinto. La inflación acumula es de 4 por ciento en el actual gobierno. En el sexenio pasado fue de 4.35 por ciento y con Fox, 4.8 por ciento”.
  Con motivo de la Glosa del Sexto Informe de Gobierno, el secretario de Economía fue más allá y detalló que en la presente administración el pollo subió apenas 19.9 por ciento, mientras que en la pasada, 58 por ciento. La tortilla, dijo, se encareció 17 por ciento en los últimos seis años, mientras que en el gobierno pasado, 66.2 por ciento.  
Así no la podemos seguir. En el caso del huevo, en el sexenio anterior, claro, por la gripe aviar, dobló su precio. En esta administración lo entregaremos exactamente como lo recibimos después de 6 años”.
  “Aquí hay que medir, los pobres no comen gasolina, comen tortilla, pollo, leche y huevo”, declaró. “No es mi estilo hacer esto, pero a veces es necesario, debido al tono de las participaciones (de los senadores)”, agregó Guajardo, quien fue atacado por algunos legisladores sobre la conducción de la economía mexicana y su impacto en la pobreza del país. Tras una comparecencia de tres horas, destacó que en los últimos sexenios no se había experimentado un crecimiento positivo trimestre a trimestre. “Si a crecimiento vamos con todos los retos que existieron, la expansión de este sexenio será de 2.4 por ciento, mientras que en el anterior fue de 1.7 por ciento”. En materia de competitividad, “en 2010, que no fue el sexenio del presidente Peña Nieto, caímos al peor lugar en la historia de México, al peldaño 66. Nosotros lo estamos entregando, según el último dato disponible, en el lugar 51”. Ademas, por ejemplo, crear una empresa en 2010 llevaba más de 12 días, hoy sólo cuatro, añadió. Sin límites a un acuerdo con China En materia comercial, el secretario de Economia comentó que el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMDA, por su sigla en inglés) refiere que si alguno de los tres países piensa hacer un acuerdo con una economía que no apuesta por el libre mercado, como China, tendrá que notificarlo a los socios y compartir los objetivos y, una vez que concluya la negociación, tendrá la obligación de compartir los resultados. Sin embargo, afirmó, “nadie sede su soberanía en materia de acuerdos internacionales. Nadie restringe a Mexico para hacer acuerdos comerciales con quien quiera”. Destacó que lo que sí es un hecho, es que los socios del “club de América del Norte” reservan su derecho de seguir perteneciendo al acuerdo. “Reservan su derecho, que ya existe en el actual tratado y se preserva en el nuevo de, con seis meses de anticipación, poder salir del acuerdo, y los dos países que permanecen tendrán que fortalecer su relación bilateral”, declaró. Tras el cierre de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el sector empresarial señaló que el nuevo acuerdo ponia candados para celebrar un tratado comercial con países como China y Venezuela, lo que especialistas internacionales calificaron de “gravísimo”. En otros temas, Guajardo aseguró que en el proceso de modernización del TLCAN se renegociaron 12 mil reglas de origen, las cuales prácticamente todas favorecieron a la industria nacional. Fueron cinco las que estuvieron sujetas a una renegociación más intensa, acotó. Se trata de petroquímica, acero, vidrio, fibra óptica y, por supuesto, automotriz. “Tengo la satisfacción de decirles que de esas 12 mil reglas, con excepción de cinco que fueron producto de una negociación más intensa, todas ellas favorecieron a la industria mexicana de manufactura para seguir posicionando los procesos de formación de valor”, expresó a los cuestionamientos de los legisladores sobre el tema. “Les puedo dar cuenta que la regla de petroquímicos, la de acero, la de vidrio y fibra óptica fueron alineadas a los mejores intereses del sector nacional (...). Sin duda, la regla más compleja fue la automotriz, pero dentro de esta negociación visualizamos el interés de fortalecer la industria de autopartes nacional y seguir conformando, desde México y América del Norte, una de las regiones más poderosas en la producción automotriz en el mundo”, agregó. El funcionario también dijo que en los próximos días buscará sentarse a negociar la eliminación de los aranceles al acero y aluminio que Estados Unidos fijó a México y Canadá en 1 de junio. “Sería incompresible llegar a la firma de este acuerdo (USMCA) sin eliminar todas las agresiones arancelarias. Mi compromiso es que antes de que se terminen los siguientes 50 días estaré intentando solucionar esta controversia arancelaria”.   Por Fernando Franco jram