El INE aplaza el resultado en Coahuila

El instituto acordó una ampliación a los dictámenes con las cifras que resultaron de la aplicación de nuevos criterios y decretar un receso hasta el lunes

NACIONAL

·
El Instituto Nacional Electoral (INE) pospuso la votación de un primer dictamen que resolvía que en Coahuila el PRI y el PAN rebasaron los topes de gastos de campaña en más del 5 por ciento, lo que legalmente abre la puerta a la anulación de los comicios. Ante los cuestionamientos de los representantes de partidos en el órgano electoral, el cabildeo de los dirigentes nacionales y la confusión en aplicación de criterios de parte de los consejeros electorales, el consejo del INE acordó distribuir una ampliación a los dictámenes con las cifras que resultaron de la aplicación de nuevos criterios, usar la técnica del reloj legislativo y decretar un receso hasta el próximo lunes. Con esta decisión, los consejeros evitaron violar el plazo que ellos mismos se dieron y que venció ayer. El agregado al dictamen aún contempla un rebase de 26 por ciento en la campaña de Miguel Ángel Riquelme (PRI). Sin embargo, consejeros consultados afirmaron que la nueva distribución en la revisión del gasto dará como resultado un menor monto en el rebase de tope de campaña. La idea de la mayoría es lograr que, aunque se mantenga el rebase, la cifra baje lo suficiente para ya no estar en el supuesto constitucional que abre la puerta a la anulación (rebase de 5 por ciento). Pero antes de llegar a esta decisión, el Consejo General discutió 78 quejas y, ahí, los partidos sacaron chispas. Cuando llegaron a la hora número siete de la sesión, el cansancio ya era tal que el consejero Roberto Ruiz hasta olvidó que había reservado temas a discutir y abandonó el salón. Al cansancio y a la confrontación política se sumaron errores al revisar las pruebas sobre fiscalización. Lorenzo Córdova tuvo que decretar un receso para buscar una factura que presuntamente probaba que el gobierno de Coahuila había pagado un sitio web del PRI, que después encontraron. El caso provocó un debate jurídico sobre lo que es una prueba superveniente y que el consejero Marco Baños le lanzara al panista Francisco Gárate: “Eso es parte del primer curso de Teoría Procesal”. Cuando el consejero Enrique Andrade anunció que no votaría los dictámenes de fiscalización y que proponía abrir procedimientos oficiosos y distribuir nuevos documentos (que ya contemplaban cifras menores para valuar, por ejemplo, a los representantes de casilla), Baños Martínez sugirió para no violar la ley, aplicar el reloj parlamentario (para que el lunes siga siendo viernes). Los consejeros optaron por la opción uno. El PAN no estuvo de acuerdo, y junto al PRI y PRD discutieron todo el tiempo. Por: Nayeli Cortés