Policías del país, malas e infiltradas

Policías del país, malas e infiltradas
La causa estructural del recrudecimiento de la violencia en México es la incapacidad de las policías para contener las agresiones de la delincuencia, indica un estudio del Instituto Brookings, con sede en Washington, D.C. Tomando en cuenta las 177 mil muertes relacionadas con el tráfico de drogas en México, de 2007 a 2017, el estudio señala que “el conflicto en México es más intenso que muchas de las guerras civiles e insurgencias alrededor del mundo”. La autora del documento, Vanda Felbab-Brown, experta en política exterior y seguridad, señala que la pérdida de la funcionalidad de las policías locales se colapsó en la década  de 1980, en gran medida porque los grupos criminales infiltraron los niveles más altos de las corporaciones policiales, y porque los esfuerzos subsecuentes por reformar las instituciones de seguridad pública han sido insuficientes. “México necesita emprender una reforma seria a las policías locales, en lugar de quedarse atorados en el tema de integración o fusión de las corporaciones municipales y estatales (Mando Único)”, sostiene Felbab-Brown. Otra de las causas del recrudecimiento de la violencia en los últimos dos años, señala la especialista, fue la detención de Joaquín "El Chapo" Guzmán. “La noción generalizada de los problemas internos del Cartel del Pácifico ha incitado a otras organizaciones criminales a intentar apoderarse del control de las plazas dominadas por los sinaloenses como Tijuana, Baja California, y Ciudad Juárez, Chihuahua”, dijo. El estudio estima que entre un 40 y un 60 por ciento de la heroína y cocaína que se vende en las calles de Estados Unidos es introducida al país por esta organización criminal. Felbab-Brown considera como "oportunista" la política de perseguir objetivos de alto perfil, ya que sólo empeora la situación, pues genera conflictos en la sucesión de líderes e incentiva las batallas territoriales. Como ejemplo, menciona, la violenta guerra territorial que ha desatado el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en contra del Cartel de Sinaloa y otras organizaciones delictivas. La investigadora propone una estrategia que busque “debilitar a los grupos criminales, pero que al mismo tiempo se cuente con capacidad de contención de la violencia, anticipando las agresiones después de los arrestos”. POR LUIS ALONSO PÉREZ LUIS.PEREZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX

Compartir