Haz tu denuncia aquí

Cercanos a Gutierrez de la Torre rodean dirigencia de Eruviel Ávila

NACIONAL

·
Al menos 13 priistas cercanos a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre colaboran con Eruviel Ávila en la dirigencia del PRI capitalino y algunos hasta "dobletean", de acuerdo con una revisión de la estructura directiva del partido publicada en línea y que por la nueva normatividad en materia de transparencia debe mantenerse actualizada. Israel Betanzos es coordinador de los diputados locales del PRI y también es líder del Movimiento Territorial (MT) en la Ciudad de México; Roberto Zamorano es secretario de Organización y líder de la Unidad Revolucionaria; René Muñoz es titular de la Fundación Colosio CDMX y representante del PRI ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México. El equipo también incluye a Sandra Baca, líder de los jóvenes en la ciudad. Ella y Zamorano estuvieron directamente involucrados en el escándalo sobre prostitución financiada desde la dirigencia de Gutiérrez de la Torre. De acuerdo con la investigación periodística –que no se tradujo en responsabilidades penales— Muñoz y Zamorano entregaban dinero proveniente del entonces IEDF y de la Secretaría de Finanzas del PRI local a Sandra Baca para que pagara a las mujeres presuntamente contratadas por Gutiérrez de la Torre. Mario Becerril, director jurídico del comité capitalino, también es cercano a Gutiérrez de la Torre, lo mismo que Rosa Meza, secretaria de Gestión Social; Filogonio Sánchez, secretario de Asuntos Indígenas; Édgar Mereles, secretario de Vinculación con la Sociedad Civil; Enrique Nieto, titular de la Unidad de Transparencia; Jany Robles, presidenta de la Comisión de Procesos Internos y Daniel Blas, presidente de la Comisión de Justicia Partidaria. A estos nombres se suma el de Tonatiuh González, quien hace dupla con Eruviel Ávila en su calidad de secretario General del PRI capitalino.

 Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre regresa al PRI tras escándalo

Las cabezas de los comités delegacionales también son afines a Gutiérrez de la Torre y una muestra es el comité de Gustavo A. Madero encabezado por Christian Vargas, mejor conocido como el dipuhooligan, mote que se ganó luego de romper una puerta de la ALDF y fue acusado por la expriista Rosario Guerra de estar detrás de una golpiza que le dieron en 2011. Gutiérrez de la Torre perdió sus derechos partidistas, en 2015, como consecuencia de la investigación periodística por presuntamente liderar una red de prostitución y los recuperó luego de que la Procuraduría capitalina no lograra probar las acusaciones. Sus derechos le fueron restituidos durante la dirigencia de Manlio Fabio Beltrones. Por Nayeli Cortés  

Temas