Haz tu denuncia aquí

Pide licencia alcalde de Chilpancingo

NACIONAL

·
La crisis política que enfrenta su gobierno, así como el descontento social provocado por la inseguridad y la ausencia de servicios públicos, obligaron al alcalde de Chilpancingo, el priista Marco Antonio Leyva Mena, a solicitar al Congreso de Guerrero licencia para separarse del cargo por tiempo indefinido.   La salida del primer edil era inminente. El pasado 5 de octubre la fracción parlamentaria del PRD promovió un juicio de revocación de mandato en contra de Leyva Mena, esto luego de que las  calles de la capital se llenaron de basura durante seis días, al no contar con un relleno sanitario propio, y su fracaso en las negociaciones para que sus homólogos de Eduardo Neri y Tixtla  le permitieran llevar los desechos de Chilpancingo a sus demarcaciones.   Este lunes un segundo juicio de revocación fue interpuesto en contra del priista, ahora promovido por líderes empresariales, académicos, comerciantes y organizaciones civiles que, además del problema de la basura, reclamaron que la actual administración no tenga la capacidad para erradicar los índices de violencia en la capital guerrerense.   En febrero de este año, tras el cierre definitivo del relleno sanitario de Chilpancingo, el gobierno de Marco Leyva enfrentó una de las crisis más severas en su mandato: la ciudad no tenía donde depositar las más de 350 toneladas de desperdicios que se generan diariamente en la ciudad.

LEE: Chilpancingo sufre noche violenta

La situación obligó a la Secretaría de Salud del gobierno del estado a decretar una alerta sanitaria y a cerrar decenas de negocios, principalmente de comida, por el grado de contaminación que alcanzó la ciudad.   Este escenario se repitió a principios de octubre,  cuando el gobierno de Eduardo Neri, que había aceptado recibir la basura de Chilpancingo tras la firma de un convenio de colaboración, decidió ya no hacerlo, pues acusó al ayuntamiento capitalino de no haber ejercido 12 millones de pesos que el estado destinó para el problema. Entonces, de nueva cuenta las calles de la ciudad fueron invadidas por toneladas de basura.   Otra de las crisis que padeció Leyva Mena durante su mandato fue la inseguridad. De enero a agosto de este año, de acuerdo a información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), ocurrieron en Chilpancingo 172 homicidios dolosos, siendo el segundo municipio más violento del estado, sólo después de Acapulco.   En julio pasado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que el 94.1 por ciento de los habitantes de Chilpancingo consideran que la capital no es un lugar seguro para vivir.

LEE: Asaltan camión de jornaleros en Guerrero

Además, en octubre de 2016, el Gabinete de Comunicación Estratégica reveló que Chilpancingo y Ecatepec, éste segundo del Estado de México, eran los municipios con la peor calidad de vida en el país.     Aunado a los problemas que enfrenta el gobierno municipal por la basura y la inseguridad, ha quedado en evidencia el distanciamiento que existe entre el alcalde de Chilpancingo y su partido, el PRI, que lo llevó al poder en el proceso electoral de 2015.   Hasta este lunes ningún actor político del tricolor ha salido a la defensa de Marco Leyva, incluso en el Congreso de Guerrero, donde se han recibido las dos solicitudes de revocación de mandato, la fracción parlamentaria del PRI no ha fijado postura y se ha mantenido al margen de la crisis que enfrenta la capital.   Ante el abandono de su partido y las presiones que se ejercen desde el Congreso en su contra, este lunes a las 13:30 horas, Leyva Mena solicitó licencia para separarse del cargo por tiempo indefinido. El caso será resuelto en las siguientes horas por el Congreso mismo que determinará si aprueba o no la petición del edil.

LEE: Gobernador de Guerrero arremete contra alcaldes por negligencia ante violencia

    Por Carlos Navarrete

Temas