FORTNITE

Niño fue hospitalizado dos meses por adicción a Fortnite; primer caso clínico en el mundo

El menor de edad fue hospitalizado tras presentar síntomas de grave adicción al videojuego Fortnite, como aislamiento en casa y rechazo a interacciones sociales.

MUNDO

·
Niño adicto al Fortnite. Foto: Foto: Alamy Stock

En España, un niño se ha convertido en el primer caso clínico en el mundo en ser hospitalizado por una fuerte adicción al videojuego Fortnite. El menor de edad pasó dos meses en el hospital después de que presentara un trastorno en su comportamiento que lo llevó a aislarse en su casa y a rechazar cualquier interacción social.

La noticia se dio a conocer después de que el equipo del nosocomio en el que estuvo internado, el Hospital General Universitario de Castellón, al este de España, publicara un comunicado explicando el caso, el cual es el único a nivel mundial por ahora.

Síntomas de la adicción a Fortnite

Según el hospital, el menor de edad fue hospitalizado tras presentar los siguientes síntomas de grave adicción a Fortnite:

  • Aislamiento en casa.
  • Rechazo a interacciones sociales.
  • Negación a acudir a ser atendido por médicos.
  • Inflexibilidad personal persistente.
  • Escaso interés por su entorno.
  • Selectividad en sus gustos.
  • Actividades restrictivas.

"Además, presentaba alteraciones en el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria, en la toma del tratamiento prescrito en el hospital de día y en el ritmo de sueño", se lee en el estudio del Hospital General Universitario de Castellón.

A pesar de su adicción al videojuego, se trata de un menor con un alto rendimiento académico previo. Sin embargo, desde que comenzó el ciclo escolar en su país, la familia se percató de una excesiva ausencia escolar, ruptura de los horarios de descanso y desvinculación por completo del ritmo del curso.

¿Qué recomiendan los expertos?

Los profesionales plantearon que la adicción a los videojuegos actúa como reguladora del intenso malestar por la pérdida de un familiar y/o por la ansiedad derivada del aumento del nivel de exigencia en la escuela.

El tratamiento del menor se realizó trabajando tanto con él como con su familia. Después de la hospitalización, los resultados mostraron una disminución significativa del uso de pantallas, las cuales sólo las utilizaba para tener contacto con compañeros y amigos para fomentar su socialización.

El niño presentó una mejoría del funcionamiento personal y social. Los especialistas implicados en el estudio recomiendan prestar atención a los comportamientos de los menores que juegan videojuegos, sobre todo por la "falta de maduración en las funciones ejecutivas y cognitivas durante la adolescencia".