COVID-19

Lactancia materna es segura en casos de contagios por Covid-19 y tras vacunación: OMS

De acuerdo con los expertos de la OMS, la leche materna podría ayudar a que los bebés no se contagien de COVID-19

MUNDO

·
La lactancia materna es clave en el desarrollo de anticuerpos en niños Foto: Especial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer información importante para las madres lactantes, pues recomendaron continuar con la lactancia aún si están contagiadas de COVID-19 y también después de recibir la vacuna.

De acuerdo con los expertos de la OMS, la lactancia materna tiene muchas ventajas tanto para la madre como para el niño y que no es necesario interrumpirla durante la infección ni tras la vacunación, pues el virus no se ha detectado en la leche materna, según los estudios realizados hasta la fecha.

Generan anticuerpos

Además de no suponer un riesgo inmunizar a las madres lactantes, los investigadores señalaron que las que han recibido vacunas anticovid generan anticuerpos en su leche e incluso podrían ayudar a sus bebés de contagiarse por el virus.

También comentaron que en caso de existir un cuadro grave de COVID-19, o cualquier otra situación que impida amamantar de manera directa, evitar que se extraiga la leche y hacer lo de forma natural y segura bajo estrictas medidas sanitarias, como el uso de cubrebocas, lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes y después de tocar al bebé; o limpiar y desinfectar las superficies que han tocado.

Lactancia materna es primordial

Según las estadísticas presentadas por la OMS, ha habido avances en las tasas de lactancia materna durante las últimas cuatro décadas, con un aumento del 50 por ciento la lactancia materna exclusiva a nivel mundial; sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha repercutido de manera importante.

Para los expertos la lactancia es un episodio clave en el desarrollo saludable de los niños, pues mejora la supervivencia infantil y su crecimiento. En este sentido, los primeros dos años de vida de un pequeño son importantes, pues una nutrición óptima reduce la morbilidad y mortalidad, ya que reduce el riesgo de enfermedades crónicas.