DEFORESTACIÓN

Dióxido de carbono es más peligroso para la Amazonia que la deforestación, sostiene estudio

El estudio pretende a evitar ambas prácticas para que la Amazonia, su flora y su fauna, no se vena afectadas.

La Amazonia es un 'pulmón' del mundo. Foto: Especial.
Escrito en MUNDO el

El cuidado de la Amazonia debería intensificarse, puesto que un nuevo estudio, basado en simulaciones, sugiere que un aumento del 50 % en las emisiones globales de dióxido de carbono en la atmósfera podría reducir las precipitaciones en esta selva de forma drástica, lo que traería consigo incendios y desencadenando así un problema mayor, incluso más que la deforestación. 

"Para nuestra sorpresa, solo el efecto fisiológico del dióxido de carbono sobre las hojas del bosque generaría una disminución anual del 12% en la cantidad de lluvia, mientras que la deforestación total provocaría una caída del 9%", indicó el ecólogo David Montenegro Lapola, de la Universidad de Campinas en Brasil, uno de los autores de la investigación.

Ambos problemas deben evitarse. Foto: Especial.

Un cambio muy drástico para la Amazonia y la humanidad

El investigador señaló que estas cifras superan "la variación natural de las precipitaciones entre un año y otro, que es del 5%", por lo que las consecuencias reales no se podrían predecir o estimar. Sin embargo, aclaró que tanto la deforestación como las emisiones de dióxido de carbono están provocando una reducción de la humedad en la zona, aunque de formas ligeramente diferentes. 

Precisó que la deforestación provoca la disminución de la cantidad de hojas, que son las responsables de liberar vapor de agua a la atmósfera al abrir sus estomas para 'exhalar' oxígeno, por lo que habrá menos humedad en el aire y menos nubes.

Por su parte, las concentraciones de dióxido de carbono provocan que los estomas permanezcan abiertos durante menos tiempo, lo que también tiene como consecuencia que emitan menos vapor a la atmósfera. Esto no es la primera vez que se teoría, sino que hay varios estudios que coinciden. 

Se sugiere también que la Amazonía es especialmente vulnerable al aumento del dióxido de carbono, incluso más que los bosques de Asia o África, por lo que exhortaron a los gobiernos a actuar, porque es un proceso mundial y los ecosistemas futuros en el continente americano dependerán de una reducción global.

msb