ESPAÑA

Hombre que estranguló y se comió a su madre recibe 15 años de prisión

El llamado "Caníbal de Ventas" estaba en sus facultades mentales cuando cometió el crimen, por lo que pagará la sentencia en prisión

Alberto 'S.G.' tuvo una discusión con su madre y después la mató. Foto: Europa Press
Escrito en MUNDO el

Una verdadera historia de terror en España parece haber terminado. Un hombre que estranguló a su madre y se comió partes troceadas de su cuerpo fue condenado a 15 años y cinco meses de cárcel, informó el tribunal madrileño.

En su sentencia, el tribunal consideró que el hombre, conocido popularmente como "el caníbal de Ventas", en referencia al barrio de Madrid donde la policía hizo el macabro hallazgo, estaba en posesión de "sus facultades mentales en el momento de los hechos". Por ello, purgará su pena en prisión.

¿Cómo sucedieron los hechos?

Los hechos ocurrieron a comienzos de 2019, cuando Alberto "S.G." tuvo una discusión con su madre, de 69 años, en el piso que compartían en Las Ventas, cerca de la plaza de toros de Madrid.

Después de estrangularla, arrastró el cadáver a su habitación para cortarlo con una sierra de carpintero y dos cuchillos de cocina, "con el propósito de ir haciendo desaparecer su cuerpo", según explicó la fiscalía en sus conclusiones.

"Una vez troceado el cuerpo, el acusado se fue alimentando en ocasiones durante unos 15 días de los restos cadavéricos, guardando otros restos en varios recipientes de plástico por la vivienda y en el interior de la nevera", añadió la fiscalía. También puso algunos restos en bolsas de plástico y los arrojó a la basura.

Citado como testigo, uno de los policías aseguró que el sospechoso reconoció haberse comido algunos restos crudos y haber cocinado otros o habérselos dado al perro, señaló la prensa local.

El hombre, que tenía problemas con las drogas, fue detenido en febrero de 2019 después de que una amiga de su madre denunciara la desaparición.

Foto: Policía Nacional

El sentenciado estaba consciente de sus actos

Contrariamente a lo afirmado por la defensa durante el juicio, el tribunal estimó que no hay pruebas de que el condenado no estuviera en posesión de sus facultades mentales en el momento del crimen.

Alberto "S.G." recibió así una pena de 15 años de reclusión por un delito de homicidio con el agravante de parentesco, y cinco meses adicionales por otro delito de profanación de cadáveres. Igualmente deberá pagar a su hermano una indemnización de 60 mil euros.

AFP

lhp