ATAQUE SANGRIENTO

VIDEO IMPACTANTE: Brutal pelea marina entre una ballena jorobada y orcas asesinas

Nunca se había visto algo similar, el ataque fue documentado y duró más de cuatro horas.

Un grupo de orcas asesinas atacaron a una ballena jorobada
Por
Escrito en MUNDO el

En la costa sur de Australia, un grupo de observadores de ballenas vieron cómo dos grupos de orcas asesinas atacaron por separado a una gran ballena jorobada.

Estaban a 35 kilómetros de la costa cuando vieron a un grupo de 15 orcas salir a la superficie. Una fotógrafa se dio cuenta de que cerca había también una ballena jorobada.

Más de cuarenta turistas observaron, a tan solo 200 metros de distancia, cómo la orca mordía la aleta dorsal de la ballena jorobada y trataba de voltearla para ahogarla.

Es una táctica común en las orcas asesinas para terminar rápidamente con su presa, pero la ballena jorobada estaba oponiendo resistencia, por lo que no sería fácil de cazar.  

“Sabíamos que estábamos presenciando algo significativo. Las orcas estaban en modo de ataque completo y la ballena jorobada estaba tratando desesperadamente de protegerse”, dijo Gemma Sharp, quien dirige Whale Watch Western Australia.

Él y su equipo siguen orcas, ballenas azules y jorobadas junto con un grupo de turistas y un biólogo, como parte del negocio familiar.

“Nunca habíamos visto nada igual”, contó Sharp a un diario australiano. En otras ocasiones habían observado cicatrices en las ballenas jorobadas durante invierno y primavera.

El ataque de las orcas asesinas

“Por lo general, no se desafían entre ellos de esta manera, pero la ballena también estaba sola y creo que las orcas esperaban que no tuviera experiencia”, añadió Sharp.

Cada vez que lo agarraban, la ballena jorobada deslizaba su cola de lado a lado para despegarse. Incluso nadó hacia arriba y se puso debajo del bote con la orca siguiéndole.

Fue así como la ballena jorobada usó el bote de refugio durante casi una hora, hasta que los turistas se dieron cuenta de que las otras 50 orcas se acercaban.

Pero la batalla continuó debido a un grupo de tiburones toro que se acercaron y comenzaron a dar vueltas debajo del bote, atraídos por la sangre y grasa de las heridas que ya tenía la ballena jorobada.

Después de varios intentos de seguir el ataque, las orcas asesinas se alejaron y la ballena jorobada pudo llegar a la costa. Estas marcas en los cetáceos sugieren que con frecuencia son atacadas por orcas, pero nunca habían visto un ataque en vivo.

El equipo estaba asombrado y maravillado al ser la primera caza documentada que conseguían grabar. Incluso el biólogo decía que había pasado años estudiando esas cosas, pero nunca había visto algo similar.

chp