¿Qué es el 23F? A 40 años del GOLPE DE ESTADO en España

La crisis política y una monarquía parlamentaria, llevó al teniente coronel Antonio Tejero a tomar el Congreso de los Diputados.

¿Qué es el 23F? A 40 años del GOLPE DE ESTADO en España
Teniente coronel Antonio Tejero. Teniente coronel Antonio Tejero toma el Congreso de Diputados en España el 23F.

España conmemora hoy el 40 aniversario de la intentona golpista de 1981 al mando del teniente coronel Antonio Tejero, Jaime Milans del Bosch Alfonso Armada, en el que el país vivió 18 horas intentando poner fin a la monarquía parlamentaria tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, pero ¿Qué es el 23F y qué pasó exactamente?

Todo ocurrió el 23 febrero de 1981, cuando España estaba viviendo en una profunda crisis política y económica, con la relevación al frente del Gobierno tras la salida del ex presidente Adolfo Suárez.

La inestabilidad del partido gobernante de ese entonces, Unión de Centro Democrático (UCD), y el terrorismo de ETA, habían tenido sumergido al país en un baño de sangre en diversos atentados, y la organización territorial de la nación se encontraba algo confusa.

La transición española tras la muerte de Francisco Franco y la legalización del Partido Comunista de España, fueron sólo el principio del malestar dentro del ejército, que aumentó al principio de la década de los 80 con una crisis cada vez más insostenible.

La debilidad de Suárez en el seno de su propio partido lo llevó a dimitir como presidente del Gobierno y presidente de la Unión de Centro Democrático (UCD) el 29 de enero de 1981.

Asalto al Congreso de los Diputados

En punto de las 18:23 horas del 23 de febrero, un pelotón de guardias civiles al mando del teniente coronel Antonio Tejero irrumpió en el Congreso de los Diputados mientras se votaba la investidura como nuevo presidente de Leopoldo Calvo Sotelo (UCD). 

Fue así que los diputados y senadores quedaron secuestrados en el edificio, en un ambiente de tensión y disparos hacia el techo.

Poco después de la entrada de Tejero al Congreso, se sublevó en Valencia el capitán general, Jaime Milans del Bosch, quien desplegó la División Motorizada Maestrazgo con dos millones de hombres y cincuenta carros de combate a las calles.

Los efectivos se desplegaron desde el puerto de Valencia hasta el centro de la ciudad, donde apuntaban a los edificios institucionales. Esta ocupación, llamada Operación Turia, era clave para que otras regiones militares se integrasen al golpe de estado.

Hacia las siete de la tarde, las emisoras de radio valencianas comenzaron a emitir un comunicado en el que se declaraba el estado de excepción.​

La noche del 23 de febrero, la ciudad estuvo rodeada de militares y camiones del ejército que habían salido de las bases de Bétera y Paterna. Una columna blindada se dirigió a la base aérea de Manises para convencer a su comandante de que se sumase al golpe, pero este no solo no lo hizo.

El fin del golpe

Hacia la 1:00 de la madrugada, el rey Juan Carlos I llamó al general Milans del Bosch ordenándole retirar las tropas. Poco después, Milans dio la orden de regresar a sus unidades a los contingentes militares que ocupaban Valencia.

Para las 5:45 la Capitanía General notificaba la anulación de las medidas de estado de excepción. Por otro lado, Tejero resistió hasta el mediodía del día 24. Hacia las 10:00 horas se permitió la salida de las diputadas del Congreso de los Diputados.

Para la tarde del 24 de febrero, se organizó una de las manifestaciones más grandes de la historia de España, donde más de un millón y medio de personas se reunieron en Madrid con una pancarta que rezaba 'Por la libertad, la democracia y la Constitución'.

jos


Compartir