Operativo contra PEDÓFILO deja dos agentes del FBI MUERTOS en Florida

Una investigación por posesión de pornografía infantil terminó en un tiroteo que dejó dos agentes muertos y tres heridos

Operativo contra PEDÓFILO deja dos agentes del FBI MUERTOS en Florida
Dos veteranos del FBI perdieron la vida en un operativo en Florida. Foto: AP

Este martes 2 de febrero, dos agentes del Buró de Investigaciones Federales (FBI) de EU murieron durante un tiroteo en el complejo Water Terrace en Sunrise, Florida, alrededor de las 6 de la mañana, hora local.

De acuerdo con el Miami Herald, un equipo del FBI acudió a un domicilio en busca de un hombre que se sospechaba poseía material de pornografía infantil, y que vivía en un completo de apartamentos.

Durante el tiroteo, además de los dos oficiales que perdieron la vida, otros tres más resultaron heridos. Y según reporta el medio, el hombre al que investigaban se quitó la vida también con un arma de fuego.

Foto: AP

Una investigación que se volvió mortal

Debido al tipo de detención, esta visita a la casa del sospechoso tenía como principal objetivo el confiscar su computadora para reunir las pruebas necesarias, pero una vez que comenzaron los disparos se realizó un operativo más grande donde participaron otras agencias como el SWAT.

Ya que, ante la llegada de los policías, el sospechoso armó una barricada en su casa para evitar su ingreso y luego abrió fuego contra los elementos que intentaron acceder.  De acuerdo con el Miami Herald, la unidad especializada en tráfico infantil había obtenido información sobre la dirección del hombre, gracias a un protocolo de investigación sobre la fuente de algunas imágenes y algunos datos de su proveedor de internet.

Los nombres de los policías que murieron no han sido revelados, pero algunas fuentes dijeron al diario que se trata de un par de veteranos del Programa de Crímenes de Internet contra Niños.

La policía de Sunrise informó a través de su cuenta de Twitter, que esto afectó el tráfico local, por lo que pidió a los habitantes de la zona usar rutas alternas; y no fue sino hasta cinco horas más tarde, cuando finalmente el área quedó despejada.

De acuerdo con un oficial, los disparos “fueron demasiados para contarlos”, y un vecino del lugar llamado Julius McLymont confesó a Associated Press que con el primero creyó que se trataba de un problema de un auto, hasta que comenzó a oír cada vez más detonaciones.

ACMG


Compartir