¡Ahí hay AMOR! Mujer le lleva mariachi a su esposo enfermo de Covid-19 en EU

La mujer le llevó la sorpresa a su marido que desde hace días ha estado convaleciente a causa de la enfermedad causante de la pandemia

¡Ahí hay AMOR! Mujer le lleva mariachi a su esposo enfermo de Covid-19 en EU
Una forma de alentar a su marido fue llevarle el mariachi al hospital.. Pixabay

Dicen que el amor verdadero se demuestra en las buenas, pero sobre todo en las malas tal como hizo la latina Patty Trejo en Estados Unidos, al no dejar que decaiga el ánimo de su marido infectado por COVID-19 -que ha permanecido hospitalizado por un mes a causa de la enfermedad- y le llevó nada más y nada menos que un grupo de mariachi para que le interpretaran sus canciones favoritas.

En Estados Unidos la pandemia de coronavirus ha causado millones de contagios desde que se registró el primer contagio en enero de 2020, así mismo miles de estadounidenses originarios y migrantes han muerto a causa del virus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID-19. 

Mariachi para que no decaiga el ánimo

Este lunes 15 de febrero el Centro Médico Saint Jude en Fullerton, California, tuvo un día distinto en su rutina, pues Patty Trejo llevó un grupo de mariachi a su esposo -Joseph Trejo- hospitalizado e intubado en la Unidad COVID-19 desde hace semanas.

Trejo, de 54 años, visitó a su esposo el lunes por primera vez. tiempo desde que fue hospitalizado hace más de un mes. Ella misma, una sobreviviente de COVID-19, invitó a una banda de mariachis para darle valor a su marido.

FOTO: AP

"Tiene que pelear"

Rodeada de personal del hospital, familiares y amigos en el estacionamiento del hospital, la banda tocó la canción favorita de su esposo, "La mano de Dios" o "La mano de Dios". "Necesita saber que todavía lo amo, y necesita saber que tiene que pelear", dijo Trejo.  

Patty, ayudada por la enfermera Celina Mande, a través de la pantalla de un teléfono celular le mostró a su esposo la transmisión del grupo de mariachi aparcado en el estacionamiento del Centro Médico Saint Jude en Fullerton, California.

FOTO: AP

 


Compartir