Aborto, opción en Argentina

La ley de interrupción entró en vigor ayer y se espera que mujeres de brasil y chile viajen a ese país, porque en sus naciones la alternativa es restringida

Aborto, opción en Argentina
UN LOGRO. Activistas proaborto en Argentina celebraron la aprobación legal. Foto: AP

Con la legalización del aborto en Argentina, el país abrió la puerta para atraer a mujeres de la región que desean realizarse esa práctica y en cuyos países está prohibido, como en Brasil, nación con la que comparte frontera, y donde la interrupción del embarazo es restringida.

La ley del aborto entró en vigor ayer en Argentina bajo la atenta mirada del movimiento feminista y de las autoridades, quienes se comprometen a garantizar su aplicación integral ante el rechazo que ha generado entre sectores conservadores.

“Con los cambios en la legislación en Latinoamérica, las mujeres no necesitan ir a Estados Unidos, no necesitan una visa para abortar”, indicó la investigadora de estudios latinoamericanos de la Universidad Brown, Debora Diniz, a la Associated Press.

En Brasil, de acuerdo con una ley que data de 1940, la práctica se permite sólo en casos de violación, cuando el feto sufra anencefalia o cuando la vida de la madre esté en riesgo, las mujeres que se realicen un aborto clandestino pueden recibir una pena de hasta 4 años de prisión.

Además, con la llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro al poder, legisladores afines buscan endurecer las reglas para acceder a esta medida, a pesar de que según cifras del ministerio de Salud, al año se realizan en promedio un millón de abortos que causan unas 200 muertes.

Antes de la legalización en Argentina, el pasado 30 de diciembre, las brasileñas que tenían la posibilidad, cruzaban el océano para acudir a Portugal. Según el Ministerio de Sanidad portugués, en 2017, 447 brasileñas se practicaron un aborto en ese país.

Expertos esperan que también ocurra el fenómeno del “turismo médico” desde Chile donde la interrupción del embarazo es permitida sólo bajo tres causales: riesgo materno, inviabilidad fetal y violación.

En Latinoamérica, el aborto es permitido sin condiciones en las primeras semanas de gestación en Guyana, Guayana Francesa, Cuba, Puerto Rico, y en Uruguay. Pero en el caso de éste último, sólo aplica para residentes.

En México, sólo en Ciudad de México y Oaxaca. En 2019 se reportó que tras 12 años de permitirse la práctica se habían realizado 63 procedimientos a extranjeras en la capital del país.

En Argentina aún se está trabajando en una regulación, pero Vilma Ibarra, secretaria legal y técnica del gobierno, dijo que analizan la posibilidad de que el país sudamericano se convierta en un destino para gestantes extranjeras que deseen interrumpir el desarrollo del feto.

Grupos feministas aseguran que aprovecharán la nueva ley para facilitar que las mujeres del exterior accedan al aborto.

El fenómeno se espera también en Ucrania, luego de que Polonia endureciera en octubre pasado sus leyes, ahora el procedimiento se permite sólo por violación, incesto o cuando la vida de la mujer corra peligro, pero no por malformación o anomalía del feto. 

Por Alejandra Martínez


Compartir