Manifestantes queman centro de pruebas Covid en Holanda, rechazan toque de queda en el país

Las manifestaciones fueron detonadas tras el decreto de toque de queda en todo el país derivado en el incendio de un centro de pruebas de Covid-19 en Urk, municipio de la provincia de Flevoland

Manifestantes queman centro de pruebas Covid en Holanda, rechazan toque de queda en el país
Luego de que el centro de pruebas fuera quemado por completo, la policía lamentó lo sucedido a través de un comunicado. FOTO: ESPECIAL

Violentas manifestaciones se han registrado en Holanda luego de que las autoridades sanitarias de este país europeo, decretaron un fuerte toque de queda en todo el país generando el fuerte rechazo de la medida de cientos de ciudadanos que han salido a las calles a expresar su inconformidad contra esta disposición .

Dicho toque de queda forma parte del programa de contención contra el Covid-19 en esta nación europea, sin embargo, esto no gustó a los pobladores de Urk, quienes se manifestaron en contra de la medida incendiando un centro de pruebas.

Inconformes queman centro de prueba

Fue así que este domingo se registraron choques entre policías y manifestantes; cientos de personas se congregaron en Ámsterdam y Eindhhoven (sur), donde la policía detuvo a al menos 30 de ellos. 

También en esta ciudad, varios vehículos fueron incendiados y otros comercios así como la estación central de trenes, fueron saqueados. Según lo reportado por las fuerzas de seguridad, los responsables del incendio en el centro de pruebas Covid-19 fueron varios jóvenes que se manifestaban en rechazo del toque de queda. 

Luego de estos actos de violencia y vandálicos 25 personas fueron detenidas por incumplir el toque de queda y participar en hechos violentos. También fueron multados en todo el territorio holandés a otras 3 mil 600 personas. 

Cabe señalar que con estas medidas restrictivas, la población tiene prohibido estar en la calle a partir de las 9 pm y hasta las 4:30 am del día siguiente.

Policía condena vandalismo

Luego de que el centro de pruebas fuera quemado por completo, la policía lamentó lo sucedido a través de un comunicado en el que destacó su indignación por los disturbios.

"Esto es inaceptable, pero también es una bofetada en el rostro, especialmente para el personal local de salud, que hace todo lo que puede en el centro de pruebas para ayudar a la gente de Urk", indicaron las autoridades locales, añadiendo que el toque de queda se vigilaría de forma estricta el resto de la semana.

 


Compartir