Legisladores presionan su renuncia

Más miembros del Partido Republicano apoyan que el presidente Trump deje el cargo, porque "es un peligro inminente"

Legisladores presionan su renuncia
DENVER. Un mensaje cubría la ventana trasera de un vehículo durante una reunión para pedir la remoción del mandatario. Foto: AP

La tensión política subió más ayer en Estados Unidos, tras el asalto al Congreso del pasado miércoles, con cada vez más llamados a la renuncia del presidente Donald Trump y el posible inicio de un nuevo juicio político en su contra a nueve días de que concluya oficialmente su mandato.

A la oposición demócrata se sumaron varios republicanos, indignados ante el comportamiento de Trump por arengar a sus seguidores a marchar hacia el Congreso tras un acto político en el que repitió sus denuncias, desestimadas por los tribunales, de fraude electoral.

En la caótica y violenta jornada fallecieron cinco personas, entre ellas un policía del Capitolio.

"Sí que creo que el Presidente cometió ofensas dignas de un juicio político (...) Su comportamiento esta semana le descalifica para seguir" como mandatario, aseguró el senador republicano Pat Toomey.

En la misma línea se expresó el también senador republicano Ben Sasse, quien dijo que si se abre un proceso, considerará los artículos que presenten contra Trump.

"Creo que el Presidente ignoró su juramento del cargo para preservar, proteger y defender la Constitución. Actuó en su contra", apuntó Sasse.

Mientras, el representante demócrata Hakeem Jeffries afirmó que el Presidente está fuera de control y que "presenta un peligro inminente y directo a la salud y la integridad del pueblo de EU".

Por ahora, más de 190 de los 222 demócratas han respaldado una resolución del legislador Ted Lieu para presentar el cargo de destitución en contra de Trump.

El representante demócrata James Clyburn apuntó que la Cámara  baja podría votar los cargos del juicio político "esta semana".

El asalto al Capitolio, también, consagró la ruptura entre Trump y su fiel vicepresidente Mike Pence, quien planea asistir a la investidura del mandatario electo Joe Biden y pretende facilitar la transición entre ambas administraciones.

Trump anunció que no acudirá a la ceremonia de asunción de quien lo derrotó en las elecciones, pero Pence ya hizo saber que estará presente.

VA A TEXAS PARA VER SU MURO 

Continúa el silencio de Trump, cuyas cuentas en Twitter y Facebook fueron suspendidas el viernes por "riesgo de incitar a la violencia".

Medios estadounidenses han informado que su primer acto público tendrá lugar mañana cuando Trump se desplace a Texas para visitar las labores de construcción del muro fronterizo con México, el símbolo de su mano dura en materia de control migratorio. 

 

Por AFP, EFE y AP


Compartir