Joe Biden: Estas son las alianzas que debe conseguir para reconstruir la relación México-EU

El presidente electo Joe Biden puede reconstruir la relación México-Estados Unidos, pero deberá conseguir las alianzas necesarias que lo ayuden a lograrlo

Joe Biden: Estas son las alianzas que debe conseguir para reconstruir la relación México-EU
Joe Biden trabajará en mejorar la relación México - EU. Foto: AP

Tras cuatro años de una relación México-Estados Unidos caracterizada por un discurso hostil y negociaciones tensas, el presidente electo, Joe Biden, tiene la oportunidad de revitalizarla y retomar la institucionalidad que por décadas la distinguió. Por ejemplo, procurando que las tensiones migratorias no se tramiten a través de amenazas comerciales.

Biden ha manifestado su intención de retomar los esfuerzos que impulsó como vicepresidente de Barack Obama de forjar buenas relaciones entre los Estados Unidos y los países de Latinoamérica, así como volver a poner en la agenda de política exterior estadounidense temas como la cooperación regional para una gestión migratoria más humana.

En cuanto a la relación bilateral, Joe Biden ha dado señales de que se alejará de las tácticas intimidatorias y se ha comprometido a fortalecerla cimentándola en valores comunes y el respeto por el estado de derecho. Sin embargo, reconstruir la relación traerá grandes desafíos, y de los primeros será el de conseguir que los actores de la política estadounidense y mexicana se alineen con estos esfuerzos. Estas son algunas de las señales tempranas que ciertos actores han dado al respecto.   

Andrés Manuel López Obrador

El Presidente de México se ha mostrado menos entusiasta que Joe Biden por la revitalización de la relación bilateral, mostrando, incluso, algo de animadversión. Sin embargo, AMLO ha reconocido favorablemente la postura del presidente electo ante la migración y ha manifestado su compromiso por colaborar para dar una “solución definitiva” a los flujos migratorios desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos. El demócrata también podría contar con aliados dentro del gobierno mexicano, tales como el canciller Marcelo Ebrard, quien ha conducido la política exterior mexicana con amplia autonomía, incluso más allá de un rol de control de daños.

Kamala Harris

Si bien en la administración de Barak Obama, México y la región tuvieron en Joe Biden un aliado, aún no es claro si desde la vicepresidencia recibirán esta vez el mismo apoyo. Es posible que Kamala Harris dedique su energía en los primeros meses de gestión a las causas que ha abanderado anteriormente, tales como la justicia social y la protección económica de familias trabajadoras, ambas prioritarias durante la pandemia por COVID-19. Harris y Biden están alineados en la estrategia migratoria, pero la vicepresidenta electa fue la única senadora de un estado fronterizo en votar en contra del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) argumentando que las disposiciones en materia ambiental eran insuficientes. Por lo tanto, es posible que la participación de Kamala Harris en asuntos binacionales se limite a exigir que México adopte protecciones ambientales y laborales más amplias.

Foto: AP

Representaciones diplomáticas

Es en gran parte mérito de los embajadores en Washington y Ciudad de México que la hostilidad retórica no tuviera consecuencias mayores para la relación bilateral. No obstante, ambos protagonistas están de salida. La embajadora Martha Bárcena —quien abanderó los esfuerzos por contener las amenazas del presidente Donald Trump— anunció su jubilación el mes pasado. AMLO comunicó su intención de nombrar en su reemplazo al, hasta ahora, secretario de Educación, Esteban Moctezuma. Su contraparte, el embajador Christopher Landau, quien se ha caracterizado por su cercanía con la gente mexicana, también confirmó que dejará sus funciones a partir de la entrada del nuevo gobierno.

El presidente electo está empeñado en robustecer la relación bilateral. Para esto, deberá captar la atención de la vicepresidenta Kamala Harris, contar con la pericia de los representantes diplomáticos y, paradójicamente, exigir mayores compromisos del presidente López Obrador para que abandone la cómoda pasividad que alcanzó en el último año de la administración Trump.

Por: A. Paulina Ornelas, abogada y egresada de la maestría en políticas públicas de Georgetown University.

Twitter: @PaulinaOrnelas_


Compartir