Trump exige cuentas a China

Trump exige cuentas a China

Estados Unidos y China cruzaron ayer duros ataques en el arranque de la Asamblea General de la ONU. El presidente Donald Trump dijo que el gigante asiático debe rendir cuentas por haber "desatado una plaga en el mundo".El presidente chino, Xi Jinping, aseguró, por su parte, que su país "no tiene intención de entrar en una Guerra Fría" y deploró que se "politice" la lucha contra el COVID-19, que ha dejado casi un millón de muertos en el mundo.Los líderes de las dos economías más grandes del mundo expusieron una vez más sus visiones opuestas, en un momento en que las relaciones bilaterales se encuentran en su peor nivel en décadas por la pandemia, el comercio y la tecnología."El gobierno chino, y la Organización Mundial de la Salud —que virtualmente está controlada por China— declararon falsamente que no había evidencia de transmisión entre humanos", dijo Trump  en declaraciones grabadas y entregadas de forma remota a la Asamblea General. "Después, dijeron con falsedad que las personas sin síntomas no propagarían la enfermedad (...) Naciones Unidas debe responsabilizar a China por sus acciones".Trump prometió una pronta distribución de una vacuna y aseguró que "derrotaremos al virus y acabaremos con la pandemia".En tanto, el embajador chino en la ONU, Zhang Jun, dijo que Beijing "rechaza resueltamente las acusaciones infundadas contra China"."El mundo está en una encrucijada. En este momento, el mundo necesita más solidaridad y cooperación, no confrontación", sostuvo.

[nota_relacionada id= 1247433]

HACE CAMPAÑA

En su discurso, Trump se perfiló como un "pacificador" global y escogió cada mensaje con el objetivo claro de convencer a sus votantes más conservadores, a los evangélicos, a los latinos de Florida y a los que están preocupados por la globalización o incluso por el medio ambiente.

"Como Presidente, he rechazado los enfoques fallidos del pasado, y estoy poniendo con orgullo a 'Estados Unidos primero'", dijo Trump, retomando uno de sus lemas electorales de 2016.

Tras lograr que Emiratos Árabes Unidos y Baréin normalicen relaciones con Israel, el mandatario dijo que Estados Unidos está cumpliendo su destino como pacificador. Al acabar su discurso, dejó claro que no quiere que sea el último que pronuncie ante la ONU.

Por Reuters, AFP y EFE
lctl


Compartir