Policía dispara 12 veces a un niño autista de 13 años

Policía dispara 12 veces a un niño autista de 13 años
Policía dispara 12 veces a un niño autista de 13 años
Policía dispara 12 veces a un niño autista de 13 años

El oficial pidió a Linden Cameron que colocara las manos sobre la cabeza y después se tirara al suelo. Cuando el joven no hizo caso, decidió dispararle al menos 11 veces.

Lo que desconocía el agente es que el joven de 13 años de edad tiene síndrome de Asperger, un trastorno que le impide socializar y comunicarse como todas las demás personas.

Todos los disparos dieron en distintas partes del cuerpo de la víctima, quien en el suelo le dijo al oficial que no se sentía bien y pidió que le dijera a su mamá que la amaba.

https://www.youtube.com/watch?v=qcd7nn3UB80&feature=emb_title

[nota_relacionada id=1254141]

Heridas en todo el cuerpo

Pese a las heridas en los tobillos, en el hombro, en los intestinos, vejiga y colon, el agraviado sobrevivió. Estos hechos ocurrieron en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, el pasado 4 de septiembre, tras el cual Linden ha estado hospitalizado.

Golda Barton, madre del joven, fue la que había llamado a la policía esa noche a fin de que la ayudaran a controlar al menor de edad, quien había hecho amenazas violentas a su familia debido a que estaba teniendo un colapso mental.

La mujer había informado a las autoridades sobre la condición del niño y pidió que lo sometieran para poder llevarlo a un hospital. No importante esto, el oficial decidió herirlo en varias ocasiones.

[caption id="attachment_1254501" align="aligncenter" width="1058"]Nino hospitalizado tras recibir balazos El joven se recupera en una clínica de Estados Unidos. FOTO: Especial[/caption] [nota_relacionada id=1254101]

La madre busca justicia

El joven estaba desarmado, pero los uniformados reaccionaron con el protocolo que se lleva a cabo cuando una persona porta una pistola o cuando sus vidas están en peligro por algún atacante.

Según lo narrado por la señora al diario Mirror, uno de los policías que llegó al lugar se alejó de la escena por creer que su compañero estaba actuando de manera poco adecuada y dijo la siguiente frase:

"Si no hay nadie en la casa, nadie está en peligro. No se está haciendo daño, lo siento, no voy a entrar en un tiroteo".

Actualmente, el joven se encuentra recuperándose y su vida no corre peligro. Su madre busca que se castigue al uniformado que llevó a cabo la agresión.

https://twitter.com/CEIColmex/status/1268595279835598849

Por: Redacción Digital El Heraldo de México
GDM


Compartir