Haz tu denuncia aquí

Frenan el pánico

MUNDO

·

La histeria colectiva por temor a la escasez de alimentos ha causado que miles de personas en todo el mundo se vuelquen a los supermercados y vacíen los estantes. Ante esta problemática, algunas cadenas han tomado medidas para evitarlo como control de precios, racionamiento de productos, limitación en el ingreso y letreros que llaman a la prudencia.

En Dinamarca, una cadena de supermercados impidió la compra masiva de gel antibacterial con una estrategia que le funcionó bien: elevó los precios para quien se lleve más producto. Si una botella de gel cuesta 5.5 euros (unos 145 pesos), llevarse dos artículos eleva su costo a 134 euros (tres mil 500 pesos).

Esa táctica provocó que los clientes optaran por llevarse sólo una pieza.

En Australia, la tienda de autoservicio Coles suspendió temporalmente su política de reembolso por "cambio de opinión" para desalentar la sobrecompra, informó The Guardian.

"Si ha comprado artículos adicionales que ya no desea, considere mejor donarlos a organizaciones comunitarias o vecinos que han tenido dificultades para comprarlos durante este tiempo”, informó la tienda.

En Rusia, los grandes supermercados tomaron medidas más drásticas. La cadena Auchan colocó todos los productos que una persona podría necesitar en los carritos, de esta manera los clientes no van por los pasillos vaciando los anaqueles. En esta modalidad hay dos opciones de “carritos”, uno cuesta 43 dólares (mil 18 pesos) y otro 32 dólares (775 pesos).

De acuerdo con The Guardian, las tiendas en Reino Unido han elaborado planes de contingencia para "alimentar a la nación" que ayudarían al país a hacer frente a cualquier compra de pánico.

Según los planes, las tiendas trabajarán con los proveedores para reducir la variedad de productos, y en su lugar se centrarán en mantener los suministros de alimentos y abarrotes básicos.

Algunas compañías han considerado "cajas esenciales" para aquellos que tienen menos probabilidades de estar familiarizados con las compras en internet —una idea similar a la de Rusia, pero online–.

La tienda británica Ocado, que L opera exclusivamente en línea, dijo al Financial Times que ya no estaba registrando nuevos clientes y luego los colocó en una "cola virtual" para evitar colapsar su sitio.

Japón y Francia han decidido usar letreros que ayuden a concientizar a los clientes. En Estados Unidos se ha limitado el número de personas que ingresa a las tiendas.

PROPAGACIÓN SIN FRENO

El nuevo coronavirus ya afectaba ayer a más de un millón de personas, forzando al confinamiento de media humanidad y poniendo a prueba el sistema económico internacional.

Europa tiene más de la mitad de los infectados en todo el mundo. Francia reveló ayer que al menos 884 ancianos han muerto en centros geriátricos.

En Italia, el mayor crematorio de Milán anunció que cerrará un mes para poder tratar todos los cuerpos que esperan ser incinerados por la pandemia.

Por Sayuri López
lctl