Haz tu denuncia aquí

Natalidad baja en China, daño sin remedio

los alumbramientos siguen en franca caída, mientras esa sociedad envejece

MUNDO

·

En medio de la crisis sanitaria que sufre China y que ha matado a más de 900 personas, el país asiático enfrenta otra problemática social más silenciosa, pero en algunos años igual o peor de letal, porque el envejecimiento de su población y la baja natalidad no se han podido detener.

Las madres chinas dieron a luz a 14.65 millones de niños el año pasado, una tasa de natalidad de 10.48 bebés por cada mil personas, esta cifra es considerada la más baja desde la formación de la República Popular de China hace 70 años, indicó la Oficina Nacional de Estadísticas.

En el mismo año, más de 250 millones de chinos tenían más de 60 años lo que equivale a más de 18% de la población. Se pronostica que para 2050 la cifra aumentará a un tercio de la población.

 Este dato genera preocupación, además por el esfuerzo económico que va a exigir para el pago de las pensiones.

De acuerdo con BBC, el descenso en la tasa de natalidad incrementa los temores de que se produzca una "bomba de tiempo demográfica", es decir que la población laboral en las próximas décadas, con cada vez menos trabajadores, deberá sostener a un mayor número de habitantes ancianos y jubilados. Una de las preocupaciones para los expertos es que si la tendencia continúa, o en su caso la población comienza a reducirse, China podría envejecer antes de hacerse rica.

The Economist destacó que desde 2014 se han comenzado a ver algunas consecuencias de este problema, pues en ese año los pagos de las pensiones superaron las contribuciones hechas por los trabajadores activos.

 Dicha situación, de acuerdo con cifras oficiales, podría llevar a que el fondo nacional de pensiones se quede sin recursos para 2035.

No es la única situación que preocupa a China, pues el índice de mortalidad también mostró una disminución y con ello causando que su población se haya incrementado hasta los mil 400 millones de personas en 2019.

 Los demógrafos han señalado que “la política del hijo único”–que ya fue retirada– es la culpable de los actuales problemas en el país, puesto que durante décadas la población china se limitó a tener un solo hijo.

 Estas medidas provocaron efectos negativos tanto en la edad como en el desequilibrio de género, ya que en las zonas rurales pobres que aprecian a los varones por motivos culturales, tomaron medidas extremas para garantizar el sexo de sus hijos. Para 2030 se estima que una cuarta parte de la población del país será mayor de 60 años, dice un informe del Consejo de Estado de China.

MAL CONTAGIOSO

En Japón, la cantidad de bebés nacidos en 2019 cayó a 864 mil, mientras que en Corea del Sur la tasa de fertilidad alcanzó un mínimo histórico en el mismo año, es decir de 0.98 o menos de un bebé por mujer de la población. [nota_relacionada id=831785]

POR SAYURI LÓPEZ

eadp