Haz tu denuncia aquí

Luciano Cimmino: Cónsul honorario que ayuda a los mexicanos en Nápoles

A Luciano Cimmino busca soluciones, hace llamadas para resolver contratiempos, le gusta el vino que se hace en Baja California, come picante y le apasiona la historia de México

MUNDO

·

Luciano Cimmino, se define a sí mismo como “Una persona para hacer”, y él ha emprendido un nuevo trabajo, ser cónsul honorario de México en la ciudad de Nápoles, porque la vida le ha dado una familia, ha visto el mundo y él piensa en el mundo para ofrendar un servicio, una ayuda, una orientación.

“La función de un cónsul es dar asistencia al ciudadano mexicano, por ejemplo, acaba de pasar la Universiadad, donde una futbolista mexicana se ha roto el tendón de Aquiles, nosotros nos movilizamos para llevarla al hospital, darle asistencia, le hemos dado un poco de alegría donde le llevamos unas flores y chocolates”.

Para este cónsul napolitano, quien es un apasionado de la historia, recuerda su primer viaje a México en los setenta, donde quedó como el dice, fascinado por la historia precolombina, por unas pirámides y por una música de mariachi que lo llenaba de alegría.

“La cultura maya, azteca, ha sido fascinante, recuerdo que éramos un grupo de turistas que llegamos al hotel, y había unos mariachis que nos recibieron con esa música maravillosa que te da alegría con sólo escucharla, y como en todo el mundo fui a darle 200 dólares al jefe de los mariachis por el recibimiento y no me los aceptó absolutamente, me mortificaba un poco, no sé, pero me lo recuerdo siempre después de tantos años, la propina es de uso universal cuando se viaja, y el único lugar donde no me han aceptado esto fue ahí, me acuerdo de esto porque no me la aceptaron”.

Foto: Pablo Esparza

¿Qué sintió cuando subió a la Pirámide del Sol?

  • Era muy joven, subí, y era algo como ir a Pompeia y veías lo que habían hecho los romanos, civilizaciones que vivían de la otra parte, sin encontrarse, me parece fascinante-.

La función de un cónsul honorario, se basa en dar un servicio, apoyando a la comunidad mexicana que tenga algún problema, negocios y difusión de la cultura mexicana, no reciben sueldo o ayuda alguna, es un trabajo de servicio de un apoyo considerable a las Embajadas de México en el mundo.

¿En qué se parecen los napolitanos y mexicanos?

-Los napolitanos y mexicanos, se parecen mucho, en Nápoles pienso que les gusta escuchar la música alta, hablando propiamente del verdadero napolitano, porque el napolitano auténtico es una raza en extinción, pero la matriz del buen napolitano es de una persona que ama la música, el arte, la naturaleza, pienso que son puntos en común con México-.

-Esto de la cultura latina, de la lengua, estamos muy cercanos, y creo que deben de acercarse mucho más-

¿Cómo es la relación de Italia con México?

-Creo que hay una gran simpatía, hospitalarios, muy cercanos, yo siempre explico que México es América del norte y después inicia centro América, y después Sudamérica-.

¿Qué piensa de la llegada de Hirving Lozano al equipo del Nápoles?

-Apoyaremos la presencia de Hirving Lozano, sabemos que es muy popular en México, y su presencia ayudará mucho para conocer mucho más a los dos países, tenemos pensando hacerle un recibimiento donde el Ministro Jorge Luis Hidalgo me llamó para esto-

¿Cómo define su personalidad?

-Soy muy afortunado, me encuentro con muy buena salud, más de 50 años que trabajo y esto ya es una base, soy una persona del fare (del hacer), siempre hago las cosas con modestia y me encuentro a construir, digamos lo que hoy representa mi familia, tengo tres grupos de marcas importantes, Yamamay, Carpisa y Jaked, partiendo de cero, yo comencé en 1962, siempre he pensado que trabajar de más ha hecho la diferencia, pero muchas veces me ha tocado sacrificar a la familia, me han soportado por cincuenta años, ahora me soportan un poco menos, bromeo-.

Luciano Cimmino, recibió el galardón de “Cavaliere del Lavoro” (Caballero del trabajo), que es un reconocimiento que entrega el presidente de la República Italiana por la excelencia como emprendedor, con aporte de crecimiento económico y social.

Foto: Pablo Esparza

¿Cómo definirías a México y Nápoles?

-En una palabra México en el sentido colorato (de colores), de su historia, de la naturaleza, de la gente, un mundo vivo es colorido.

-Nápoles diría lo mismo, usaría una frase de un poeta, es un paraíso habitado por el diablo, es una ciudad que te induce a una relación de amor y odio, una ciudad de miles de colores, en un día cambia a todos los colores, rosa, un amarillo muy delicado, azul, una de las pocas cosas que la gente no conoce-

Luciano Cimmino, hombre de rostro afable, cálido en su recibimiento como buen napolitano, hombre de mar, cuando no trabaja, gusta de mirar el horizonte en el atardecer y pensar en América, en México, en Brasil, y seguir llenando su vida de sueños, combustible imprescindible para continuar haciendo

“He pensado que el mundo es pequeño, antes ir a Australia era un viaje épico, se encontraba muy lejana, en Messina partía la gente, y se despedía, y hoy y con el transporte aéreo, el mundo se ha hecho muy pequeño”.

¿Qué piensas de la migración?

-Los italianos también han migrado, yo por eso no puedo negar la hospitalidad, es algo terrible, hay que recordar nuestras raíces, hoy el Veneto es la región más rica de Italia, pero antes era la región más pobre. Debe haber una esperanza para los pobres, a todas estas personas que llegan en una barca-.

Para el cónsul napolitano, busca soluciones, hace llamadas para resolver contratiempos, le gusta el vino que se hace en Baja California, come picante y le apasiona la historia de México, desde el levantamiento de Independencia contra los españoles, como la fascinación legendaria de Pancho Villa y Emiliano Zapata.

Luciano Cimmino, porta la bandera mexicana con respeto, orgullo y gran responsabilidad por dar un servicio, una ayuda, un tiempo para escuchar aquel que busque acercarse a México desde las aguas del Vesubio, ya piensa en organizar el Día de muertos y en posadas, ya piensa en continuar siendo una persona del hacer, del fare.

Te puede interesar: ¡No era Atlántida! “Gran Adria” es el continente perdido que está fascinando a los científicos

Por Pablo Esparza

dhfm