Termómetro llega a 45.90 en Francia

eN EL PAÍS GALO JAMÁS SE HABÍA LLEGADO A LOS 45 GRADOS; HAY UNA ALERTA ROJA

MUNDO

·

La ola de calor en varios países europeos causó la muerte de varias personas en Francia, Italia y España, con una temperaturas récord de 45.9 grados en territorio galo como consecuencia principalmente del aire caliente procedente de África.

Francia alcanzó ayer su récord absoluto de altas temperaturas con los 45.9 grados centígrados registrados en Gallargues-le-Montueux, una localidad del sur del país que se encuentra bajo la alerta roja.

El récord precedente correspondía al 12 de agosto de 2003, fecha en la que en el departamento meridional de Gard se llegó a los 44.1 grados, en el marco de una ola de calor que dejó cerca de 15 mil muertos.

En Francia este nuevo episodio está considerado por las autoridades "excepcional" por su intensidad y por haberse producido todavía en junio.

La ola de calor llevó ayer a que cuatro mil escuelas cerraran o modificaran su funcionamiento.

La canícula afectó también a Italia, donde ayer estaban en alerta roja 16 ciudades. De momento en el país se cuentan tres muertes, las de dos ancianos y una persona sin hogar.

En España un menor de 17 años en Córdoba, y un hombre de 93 años en Valladolid murieron a consecuencia de la ola de calor.

En Alemania, sin embargo, la jornada del viernes fue de tregua después de que el miércoles se alcanzaran las máximas históricas medidas en un mes de junio: los 38.6 grados de Bad Muskau, en el este del país.

Desde Ginebra la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sigue las mediciones de estaciones de todo el continente y constató que las temperaturas en Europa central están entre tres y seis grados centígrados por encima de la media de largo plazo.

Y una portavoz de la organización indicó que si bien las olas de calor se van observando con más y más regularidad en los veranos, lo que hace diferente a la que está ocurriendo ahora es lo pronto que ha llegado.

Además de los riesgos que implica para la salud, la ola de calor aumenta las posibilidades de incendios forestales. En Cataluña, España, centenares de bomberos luchaban contra un gran siniestro que según las autoridades regionales afectaba 6,500 hectáreas.

"Hemos conseguido que no crezca el perímetro del incendio", declaró el inspector de los bomberos de la región, David Borrell.

Por EFE y AFP