Haz tu denuncia aquí

"Es un milagro", dicen mexicanos condenados a muerte y perdonados en Malasia

MUNDO

·
Para los tres hermanos mexicanos González Villarreal, el tiempo en la cárcel en Malasia transcurría lentamente y fuera de ella, todo sucede a velocidad vertiginosa tanto que ayer estaban en ese país y este sábado ya disfrutan de su familia y su hogar en la ciudad de Culiacán, capital del estado de Sinaloa, noroeste de México. Largos y dolorosos fueron los poco más de 11 años y dos meses que estuvieron encarcelados en Malasia, donde fueron sentenciados a la pena de muerte, mediante la horca en 2012, por delitos contra la salud, y ahora, libres, tienen al tiempo de su lado.
"Para nosotros es un milagro porque realmente, como dicen mis hermanos, todo pasó muy rápido (en los últimos días)", dijo Luis González.
"Yo realmente para mí no esperaba esto (ahora) pero (pensaba) en que iba a terminar positivamente, confiaba en eso pero no en un corto tiempo, no me lo esperaba y esto ha sido una sorpresa para mí", añadió Luis.
Este viernes la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó que los hermanos González Villarreal habían sido repatriados desde Malasia tras haber recibido el perdón del Sultán del estado de Johor. Los mexicanos estaban detenidos desde 2008 y fueron condenados a la pena de muerte en 2012 por narcotráfico.
En septiembre de 2018, el sultán del Estado de Johor, Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Sultan Iskandar Al-Haj, decidió otorgarle el perdón "como resultado de un largo proceso de trabajo e intenso diálogo", recordó la SRE.
El 4 de marzo de 2008, los hermanos Simón, Luis Alfonso y José Regino González Villarreal, originarios del estado mexicano de Sinaloa, fueron detenidos en Johor por la Policía Real de Malasia, y en 2012 sentenciados a pena de muerte. En la operación de su captura, la brigada antinarcóticos de Malasia decomisó unos 29 kilos de metanfetamina, un alijo valorado entonces en 15 millones de dólares. Mientras estuvieron presos en Malasia, la Cancillería mexicana les brindó asistencia y protección consular, apoyo legal durante el proceso, realizó visitas consulares, gestiones por su salud y comunicación constante con familiares. Por: EFE bmz