Haz tu denuncia aquí

Achacan violencia a nativos

los indígenas, que reclaman su territorio ancestral, son considerados terroristas

MUNDO

·
Indígenas mapuches se enfrentaron ayer con carabineros en la capital de Chile, en medio de protestas contra la militarización del Wallmapu, en el sur del país, y por la libre determinación de los pueblos originarios. El movimiento mapuche Agrupado en Temucuicui Wallmapuche y los movimientos sociales y políticos ligados al movimiento indígena defendieron el "derecho a la protesta pacífica". Sin embargo, como la marcha no estaba autorizada, Carabineros arremetieron contra los manifestantes pese a que celebraban la protesta en forma pacífica. El histórico conflicto mapuche se ha intensificado nuevamente en la Araucanía chilena, la zona de mayor pobreza del territorio y con más habitantes indígenas, crispada desde hace décadas ante la discriminación social y la nula atención del Estado. Aunque la empatía con el pueblo mapuche ha aumentado, un estudio de la Universidad de Talca muestra aún severos sesgos racistas. La investigación del Centro de Estudios de Opinión Ciudadana (Ceoc) de esa universidad concluyó que, pese al alto nivel de mestizaje, 52% de los chilenos cree que no tiene ancestros indígenas. El análisis Estudio, Prejuicio y Discriminación Racial en Chile, determinó que 73% de los entrevistados prefiere autodenominarse "chileno", que "mestizo" (24%) o "mapuche" (1.8%). De acuerdo con José Aylwin, director de la ONG Observatorio Ciudadano en Chile, la disputa mapuche abarca cuestiones jurídicas, políticas, económicas y sociales. "Chile es el único país de América Latina que no ha reconocido a los pueblos indígenas (…) del total de congresistas del país, que son cerca de 200, sólo cinco son integrantes de pueblos indígenas y tres de ellos son mapuches", destacó Aylwin. El asesinato de Camilo Catrillanca, de 24 años, el 14 de noviembre pasado, es el choque más reciente en una batalla por las tierras ancestrales que son reclamadas por el pueblo mapuche. Disputa que ha ocasionado que las autoridades chilenas consideren a los indígenas como terroristas. Los mapuches, al no contar con documentos formales de propiedad, han perdido una porción importante de su territorio ancestral, por lo que el gobierno ha mantenido el control de las tierras y su venta a agricultores, empresas madereras, energéticas y propietarios privados. "En el plano económicosocial, la población mapuche está en la región más pobre del país, eso está relacionado con la usurpación de sus tierras tradicionales. Dos empresas forestales de capitales chilenos poseen un millón y medio de hectáreas, mientras que los mapuches, un pueblo de 1.7 millones posee en total 800 mil hectáreas", detalló el experto.   [caption id="attachment_499094" align="alignnone" width="528"] Simpatizantes de la etnia Mapuche se manifiestan en calles de la capital chilena. FOTO: ESPECIAL[/caption] De acuerdo con The New York Times, desde 2001, algunos miembros del pueblo mapuche han sido sometidos a juicio y sentenciados en virtud de una ley antiterrorista que data de la dictadura de Pinochet. El presidente Sebastián Piñera ha adoptado una postura más dura. En junio de 2018 envió al Comando Jungla –policías entrenados en Colombia y EU— , equipado con tanques, helicópteros, autos blindados, drones y cámaras térmicas, a las áreas indígenas más conflictivas en el sur de Chile. "El Estado considera que las acciones que desarrollan los mapuches tienen un carácter terrorista. El actual gobierno insiste en calificarlos como terroristas porque eso le permite el uso de fuerzas especiales como es el Comando Jungla" añadió el defensor de derechos humanos. Sin embargo, la presión logró una pequeña victoria, recientemente el mandatario Piñera confirmó que retiraría al Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros de la zona. Asimismo, recalcó que se reforzará el plan de La Araucanía —ya en funcionamiento— en sus cuatro pilares: diálogos y acuerdos, desarrollo económico-social, revalorización y reconocimiento de los pueblos originarios y seguridad.   Por Sayuri López oos