Haz tu denuncia aquí

Trump suma otra derrota

regresa a eu sin un acuerdo firmado con kim jong-un, a enfrentar el escándalo de su exabogado cohen

MUNDO

·
El fracaso de la Cumbre de Hanói supone un nuevo revés para el presidente estadounidense Donald Trump, un negociador autodidacta que se encuentra bajo presión en su país por sus vínculos con Rusia y el testimonio de Michael Cohen, su exabogado personal, que le acusó de violar la ley mientras estaba en el cargo. El objetivo de la cumbre era concretar los resultados de la reunión histórica de junio en Singapur, considerada por los críticos del mandatario como vaga en resultados, pero Kim Jong-Un y Trump no lograron acordar la declaración conjunta inicialmente prevista. La Casa Blanca estaba tan confiada que incluso programó una "ceremonia de firma de un acuerdo conjunto" al final de las conversaciones y luego un almuerzo, ambos no llegaron a celebrarse. Y ello pese a que Kim aseguró estar dispuesto a eliminar sus armas nucleares. "Si no lo estuviera, no estaría aquí", respondió a un periodista cuando le preguntó al respecto, en lo que se cree que es la primera vez que contesta a un periodista extranjero. El fin de las conversaciones generó dudas sobre los preparativos del gobierno de Trump para el encuentro y sobre su estilo diplomático, calificado como desenfadado e improvisado por algunos críticos. Ayer, Estados Unidos y Corea del Norte ofrecieron versiones diferentes del abrupto fin y fracaso de la cumbre en Hanói, pero aseguraron que el diálogo no queda roto. "A veces hay que irse, y esta es una de esas veces", declaró a la prensa un Trump inusualmente pesimista al término de la reunión. "Básicamente querían el levantamiento de todas las sanciones y no podíamos hacerlo", dijo. En una inhabitual rueda de prensa en Hanói, el canciller norcoreano Ri Yong Ho aseguró que Pyongyang ofreció "desmantelar permanente y completamente todas las plantas de producción nuclear" de su complejo de Yongbyon si Washington retiraba las sanciones de manera parcial. Pese a todo, Trump dijo que Kim prometió no reanudar las pruebas de misiles balísticos o nucleares, pero precisó que por ahora no está prevista una tercera cumbre, a pesar de la "cordialidad" que, según él, existe entre ambos. Además, el presidente estadounidense habló con los mandatarios japonés y surcoreano, Shinzo Abe y Moon Jae-in, mientras viajaba de vuelta a Washington en su avión presidencial Air Force One. "Les dio una actualización sobre la reunión", dijo la portavoz Sarah Sanders. La polémica en Estados Unidos se centró en las declaraciones de Trump dando por buena la versión de Kim Jong-Un de que no sabía nada de las torturas al estudiante estadounidense Otto Warmbier, que murió al regresar de Corea del Norte en 2017. La líder de la mayoría demócrata, Nancy Pelosi, dijo que hay "algo malo" si el presidente da más crédito a "rufianes" como Putin o Kim que a la comunidad estadounidense.   Por Redacción El Heraldo de México  oos