Haz tu denuncia aquí

Maduro, con pocas opciones

Busca ganar tiempo para poder debilitar a la oposición

MUNDO

·
Hace dos semanas inició la última crisis que atraviesa Nicolás Maduro en Venezuela. Su gobierno, desconocido por 44 países, está sumido en la mayor presión interna y externa que haya sufrido en sus seis años en el poder. Pero sigue en pie, y por el momento se atrinchera. Félix Seijas, profesor universitario y director de la consultora Delphos, comentó que todo parece indicar que Maduro y su entorno han decidido "atrincherarse". "Tiene poco espacio de maniobra, pero no está totalmente trancado. Necesita tiempo para "agotar" a la oposición", comentó el analista desde Caracas. Desde su óptica, en este momento la iniciativa de lo que sucede en Venezuela la tiene la oposición, y son ellos quienes deben seguir dando pasos en su estrategia de lograr una fractura en el entorno civil y militar del gobierno. De no lograrlo, la única opción que quedaría a los que adversan el régimen de Maduro sería la comunidad internacional. "Y veremos hasta dónde los Estados Unidos estaba realmente dispuesto a llegar", agregó. El factor tiempo es determinante para ambos lados, coincide Luis Vicente León, director de la firma Datanálisis también desde la capital venezolana. Mientras el chavismo necesita tiempo para agotar a la oposición, reordenar su comercio internacional tras las sanciones de Estados Unidos y conseguir la unidad militar, la oposición tiene que encontrar la solución en el corto plazo, de lo contrario la población se lo va a recriminar.  
La oposición tiene que concentrarse en ver cómo busca mecanismo de negociar con otras élites chavistas, y con el sector militar para generar o provocar su desmarque del gobierno, será una de sus labores más importante. Pero también tiene que buscar con fuerza que el tiempo no pase sin que haya una solución al problema. El tiempo es un problema de imagen para la oposición. Se puede convertir en un Status Quo donde Maduro no sale, lo acusan de no sacarlo y el país está peor”, comentó León.
  La ayuda humanitaria puede ser un arma de doble filo para la oposición, considera Seijas. No cree que Maduro vaya a iniciar un conflicto por este tema, por lo cual permitiría su entrada a Venezuela, pero hasta los puntos internos de acopio donde el gobierno pediría hacerse cargo de la distribución. "Entonces, no sé cual sea la respuesta de la oposición", agregó. Mientras que la posibilidad de encarcelar a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, o disolver la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, sí estaría en la agenda de Maduro, pero no en el corto plazo, sostuvo León. El analista comentó que el chavismo no va a ejecutar una acción en estos momentos que pueda “reestimular una acción de calle o un reacción dura por parte de la comunidad internacional”, por lo cual seguirán comprando tiempo, atrincherados. Y aunque en el lado económico las sanciones de Estados Unidos agudizarán la crisis de Venezuela, León recuerda que en el mundo hay experiencias de países que han sobrevivido a este aislamiento comercia de Estados Unidos, entre Cuba, Irán y Korea del Norte. “Es claro que la acción de Estados Unidos provoca el colapso, lo que no es claro es que el colapso provoque la salida de un gobierno”, dijo. Y aunque la situación de Venezuela se vuelva más precaria, Maduro podría convertirse en el “gran proveedor”, el Gran Hermano Orwelliano de 1984 “de un charquero, de un país completamente primitivizado donde la gente termina viviendo de subsistencia, y dependiendo de este Big Brother”.  
  POR ENDER MARCANO jrr