Haz tu denuncia aquí

Guerra por tesoros del Ártico

con el cambio climático, se facilita la extracción de hierro, zinc, petróleo, gas y agua dulce

MUNDO

·

El helado Ártico se ha convertido en una zona muy codiciada por las potencias del mundo. China, a través de Huawei se comprometió a invertir en infraestructura de internet en el norte canadiense y Estados Unidos hizo una oferta de compra por la parte que comprende a Groenlandia, aunque ya posee Alaska.

Analistas consideran que con el cambio climático, en el Ártico se abren nuevos espacios que facilitarían la extracción de materias primas como hierro, zinc, rubíes, uranio, diamantes y agua dulce (10 por ciento de la reservas mundiales).

También se estima que el Ártico cuenta con 13 por ciento de las reservas petroleras mundiales aun no exploradas. La zona es considerada estratégica en el rubro militar.

El Ártico es una región que ocupa una sexta parte de la superficie terrestre: más de 30 millones de kilómetros cuadrados. Gran parte de la región está cubierta por las aguas del océano, que alcanza hasta cuatro kilómetros de profundidad, pero también abarca enormes extensiones de tierra firme.

La disposición de la telefónica china a invertir en infraestructura que lleve internet de alta velocidad al norte de Canadá ha elevado la preocupación de que este regalo sea en realidad un Caballo de Troya.

Especialmente porque es probable que Huawei sea el único proveedor de Internet de alta velocidad de la región, advirtió el politólogo Michael Byers, cuya investigación en la Universidad de Columbia Británica se centra en asuntos en el norte del hemisferio, según la BBC.

Huawei Canadá anunció en julio que se asociará con las compañías locales de telecomunicaciones ICE Wireless e Iristel para ampliar la cobertura satelital a 70 comunidades en el norte canadiense, pero también daría posicionamiento a China.

Por ejemplo, para los siete mil 500 habitantes de la ciudad de Iqaluit, a poco más de 300 kilómetros del Círculo Polar Ártico, la conexión a internet es muy frágil, cualquier falla puede dejar aislada la zona.

“Cualquier contratiempo puede provocar un corte masivo con el que la gente ya no puede enviar o recibir correos electrónicos, no puede sacar dinero del cajero automático, ni comprar gasolina o comida”, dijo hace unos días la alcaldesa de Iqaluit, Madeleine Redfern.

Canadá se ha visto envuelta en tensiones diplomáticas con China desde el arresto, a instancias de EU, de Meng Wanzhou, la directora financiera de la telefónica e hija del fundador.

Washington quiere que la ejecutiva sea extraditada por la presunta violación de las sanciones contra Irán, lo que convierte al Ártico en un campo de batalla.

Actualmente Huawei es uno de los principales proveedores de tecnología de 4G inalámbrica en las zonas rurales de EU.

Respecto a Groenlandia, el ser depositaria de 10 por ciento del agua del mundo, lleva a muchos a pensar que el presidente Donald Trump no está tan loco al lanzar una propuesta de compra de esa isla en el Ártico.

Si a la riqueza del 'oro azul' se suman otros valiosos recursos naturales y consideraciones geoestratégicas de Washington en su permanente lucha contra China, Rusia y otros países, la propuesta de la Casa Blanca es entendible.

Un análisis que publica Mirko C. Trudeau, experto del Observatorio de Estudios Macroeconómicos (en Nueva York), sobre la propuesta de Trump plantea que una anexión de la mole helada frenaría los apetitos de China y Rusia en el Ártico.

Por su parte, Rusia desplegó, hace unas semanas, misiles antiaéreos S-400 en Nueva Zembla, archipiélago en el océano Glacial Ártico.

Además, la central nuclear flotante Akadémik Lomonósov llegó al puerto de Pevek, en el extremo norte ruso, convirtiéndose en la central nuclear más septentrional del planeta y la única de su tipo.

Ni Washington, ni Beijing, ni Moscú están dispuestos a ceder en una zona que pinta muy atractiva por sus riquezas.

Por Israel López Gutiérrez


lctl