Haz tu denuncia aquí

Little, asesino oculto

después de la confesión de samuel little, se lograron aclarar 50 casos de muerte

MUNDO

·

Las confesiones de un anciano delincuente de 78 años de edad, preso en California, llevaron a la resolución de docenas de asesinatos que en algunos casos tenían décadas sin resolver o eran incluso ignorados.

El afroestadunidense Samuel Little es considerado como el mayor asesino en serie en la historia de Estados Unidos.

Little confesó la muerte de 93 personas, casi todas mujeres y un travesti, en un periodo de 35 años iniciado en 1970, afirmó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que pidió la colaboración del público para verificar 43 de los relatos del que por mucho tiempo fue considerado como un delincuente en pequeño.

Muchos de esos asesinatos habían sido atribuidos a sobredosis y accidentes; otros eran considerados como responsabilidad de otras personas y algunos ni siquiera eran conocidos por las autoridades.

[caption id="attachment_691926" align="aligncenter" width="1080"] Gráfico: Paul D. Perdomo.[/caption]

De hecho, 50 casos sin resolución fueron aclarados una vez que Little decidió sincerarse ante las autoridades, luego de hacer un trato con James Holland, agente de la policía estatal de Texas. Sus confesiones son acompañadas frecuentemente con un dibujo a color de la víctima, hecho por él mismo, tal como la recordaba.

De hecho Little dice que confesó en parte porque tal vez pudiera liberar a alguien que haya sido incorrectamente condenado y quizá por ello "Dios me verá un poco mejor". Dice que no está arrepentido y se refiere a sus víctimas como personas "quebradas" que "caminaron directo a mi telaraña".

"Durante muchos años, Samuel Little creyó que no lo atraparían porque pensó nadie se preocuparía de sus víctimas", dijo Christie Palazzolo, analista de delitos del Programa de Aprehensión de Criminales Violentos (ViCAP), citado por el FBI.

La inmensa mayoría de las víctimas eran personas que vivían en los márgenes de la sociedad, involucradas en prostitución o adictas a drogas.

Pero ahora la vida de Little es ilustrada en decenas de dibujos hechos por el propio delincuente, que confesó a cambio del compromiso de no ser sentenciado a muerte. La inmensa mayoría son mujeres de raza negra, con algunas blancas y ocasionalmente hispanas.

El mapa de las andanzas de Little incluye muertes no aclaradas en los estados de California, Arizona, Texas, Florida, Louisiana, Tennessee, Illinois, Ohio, Nevada y lo alrededores Washington DC.

La vida de Little ha sido accidentada. Es una biografía llena de pequeños problemas con la ley desde 1956, con claras señales de momentos oscuros, violentos, entre sus muchos robos de tiendas, fraudes, drogas, solicitaciones y cargos de invasión domiciliaria. Pero la policía "apenas" comenzó a vislumbrar el alcance de sus crímenes.

Fue arrestado en un refugio para personas sin casa en Kentucky, y enviado a California, donde era buscado por un cargo de narcóticos. Una vez que Little estuvo bajo custodia, los detectives del departamento de Policía de Los Angeles obtuvieron una coincidencia de ADN con tres casos sin resolución entre 1987 y 1989, uno de ellos en Texas.

Por estos crímenes, Little fue condenado en 2014 a tres sentencias perpetuas consecutivas.

A principios de la década de 1980, Little fue acusado por la desaparición de mujeres en Mississippi y Florida, pero evadió la acusación en Mississippi y se zafó de la condena en Florida. Sin embargo, cumplió condena por atacar a una mujer en Missouri y por el asalto contra otra en San Diego.

Cuando la policía de Los Angeles hizo el examen de ADN de Little, pidió la ayuda del ViCAP del FBI, que a su vez encontró "vínculos convincentes" con otros casos.

Por José Carreño Figueras



lctl