Haz tu denuncia aquí

Cuba celebra 60 años de su revolución frente a cementerio donde reposa Fidel Castro

MUNDO

·
Cuba conmemora sin pompa este martes los 60 años de su revolución socialista, fuente de inspiración para la izquierda de América Latina, confrontada a dificultades económicas y cada vez más aislada ante el avance de la derecha en la región. Por azar del calendario, el nuevo aniversario coincidió con la investidura del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil, a la que no fueron invitados el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ni el de Venezuela, Nicolás Maduro, a los que el flamante mandatario califica de "dictadores" de izquierda. Desplegando una bandera verde-amarilla durante su ceremonia de investidura, Bolsonaro proclamó: "esta es nuestra bandera, que nunca será roja". Y poco después afirmó que este martes marca el día "en que el pueblo empezó a liberarse del socialismo". Al igual que Brasil, Argentina, Chile y Perú dieron un vuelco a la derecha en los últimos años. "60 años de sacrificios, luchas y bloqueo (embargo); allí está el heroico pueblo cubano, ejemplo de resistencia y dignidad", tuiteó Maduro, mientras su homólogo boliviano, Evo Morales, destacó que con la revolución "nació la luz de esperanza y voluntad invencible por la liberación de los pueblos". Por su parte, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, felicitó a la "revolución solidaria conducida por Fidel y Raúl" Castro. DISCURSO DE RAÚL  "Hoy la cita es con Raúl en Santiago (de Cuba, sureste). Ahí estará el pueblo (...) de todos los que han luchado y luchan por mantener la Patria libre, soberana y feliz", tuiteó Díaz-Canel, de 58 años y quien lo reemplazó en la presidencia en abril. Durante la discreta conmemoración, Raúl, que sigue al frente del gobernante Partido Comunista (PCC, único), pronunciará un discurso hacia las 17H15 locales (22H15 GMT), en el cementerio que guarda las cenizas de su hermano Fidel. Las calles de Santiago, "cuna de la revolución", están engalanadas con banderas y carteles. En uno de estos, que muestra a un vigoroso Fidel alzando un fusil junto a Raúl, se lee: "60 años de victorias". Veintiún cañonazos de salva en La Habana a la medianoche dieron inicio a la conmemoración, con conciertos y bailes en toda la isla. Pero ¿hay razones para festejar? "El legado histórico de la revolución cubana parece muy desgastado, tanto desde el punto de vista político como económico", señala Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad de la Florida. A diferencia de los Castro, Díaz-Canel no goza de la legitimidad de haber combatido a la dictadura de Fulgencio Batista. Más crítico, el opositor Vladimiro Roca asegura a la AFP que la revolución "se va a extinguir por su propio peso", porque "la juventud está cansada" y "no tiene apoyo ninguno en el exterior". Amada y odiada, los seguidores de la revolución destacan sus logros en educación y salud, pero sus críticos le achacan un desastroso manejo de la economía, la existencia de presos políticos y la falta de libertades.   Te puede interesar: Economía, el lastre de la Revolución Cubana   Por AFP jram