Haz tu denuncia aquí

Chofer aplasta Kirchnerismo

EN una bitácora detalló la red de sobornos QUE DERIVÓ EN EL CATEO DE PROPIEDADES

MUNDO

·
Óscar Centeno, ex chofer cercano a los Kirchner, es el hombre que ha puesto de cabeza a la clase política y el empresariado de Argentina, al destapar una extensa red de corrupción a cambio de contratos, un caso similar a la operación "Lava Jato en Brasil", que tiene en prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. El caso conocido como "Los cuadernos de la coimas" derivó en una votación en el Senado para autorizar el allanamiento de propiedades de la ex presidenta y ahora senadora Cristina Fernández de Kirchner. Ayer mismo iniciaron los cateos a las viviendas de Fernández, a los operativos llegaron camionetas con policías, brigadas de explosivos, bomberos y perros entrenados en busca de pruebas de pagos de sobornos. El exchofer Centeno trabajó para el exsubsecretario del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta. En ocho cuadernos anotó, de 2005 a 2015, los supuestos viajes que como chofer hizo para recoger y entregar sobornos. El escándalo,se dio a conocer a través del diario La Nación, que publicó el contenido de las libretas; ahí Centeno detalló las rutas para visitar a empresas contratistas del gobierno.   [caption id="attachment_350660" align="alignnone" width="640"] FOTO: AP[/caption]   Hasta ahora, por este caso suman 16 detenciones y 18 indagatorias sin prisión preventiva que incluye a la ex presidenta Cristina Fernández. Según los relatos, las travesías de unos 30 km iniciaban en las oficinas del Ministerio de Planificación, luego se dirigían al punto de reunión acordado con los empresarios, generalmente en la exclusiva zona de Puerto Madero en la capital argentina. Después el dinero era llevado al departamento del exsubsecretario Baratta, y ambos volvían al ministerio. Por la noche llevaban el efectivo a un inmueble de los Kirchner. Según lo escrito, los viajes de recolección de dinero habrían terminado al menos 79 veces en un edificio del barrio de Recoleta, en Buenos Aires, donde Néstor Kirchner tenía un departamento que ahora pertenece a su viuda. Otro destino final del efectivo era la Quinta de Olivos, casona del presidente en turno; en este lugar se entregó dinero en al menos siete ocasiones. Para Fernández, el caso no es más que una persecución política; pero al menos nueve empresarios han confirmado lo que Centeno escribió. En su declaración a las autoridades, el exchofer aseguró que al principio comenzó a anotar todo en caso de que le pidieran volver a algún sitio pero, cuando sintió que "algo malo pasaba" apuntó todo con más detalle. Para sus colegas no es sorpresa el escándalo desatado por sus bitácoras, Óscar, dijeron, es obsesivo y suele apuntar todo. Ahora, la justicia está preparando un plan de protección para Centeno, al ser declarado "imputado colaborador". Él es ya un testigo clave, que está en un domicilio con custodia policial. La justicia tiene un año para corroborar lo escrito en los cuadernos, de lo contrario, Centeno podría ser acusado de falso testimonio y alcanzar una pena de hasta seis años. Según estimaciones del fiscal, se habrían recaudado al menos unos 200 millones de dólares en esos viajes. POR ALEJANDRA MARTÍNEZ