Haz tu denuncia aquí

Ponen alto a detenciones

un Juez federal ordenó liberar y dar audiencia para los solicitantes de asilo

MUNDO

·
WASHINGTON. Al menos unos mil solicitantes de asilo detenidos en Estados Unidos se benefician desde ayer de la orden de un juez a la administración del presidente Donald Trump para liberarlos o concederles una audiencia migratoria. El juez federal de Washington, Distrito de Columbia, James Boasberg, determinó de manera preliminar que el gobierno federal no puede llevar a cabo detenciones generalizadas de solicitantes de asilo hasta que se resuelva una demanda interpuesta por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU). La orden del juez obliga a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) a proceder a la liberación o adjudicación de audiencias de aquellos solicitantes de asilo que puedan documentar o probar que existe un miedo creíble de peligro para su integridad si regresan a sus países de origen. La administración Trump mantiene una política bajo la cual los solicitantes de asilo son retenidos en centros de reclusión migratoria, en muchas ocasiones durante meses, conforme avanza su proceso. Se trata de una política sustituta del llamado programa Catch & Release (Atrapar y Liberar) de la era del entonces presidente Barack Obama, cuando los solicitantes de asilo eran fichados y dejados en libertad pendientes de su presentación ante un juez migratorio. Pero la administración Trump se quejó de que un amplio número de solicitantes nunca aparecían en sus audiencias migratorias y se incorporaba a la población indocumentada en Estados Unidos. Los inmigrantes indocumentados que tienen el valor suficiente de denunciar delitos necesitan saber que pueden acudir a la policía sin temor a ser deportados, de acuerdo con un informe que emitió el grupo civil Human Rights Watch (HRW). El informe destacó que el Congreso debe preservar y ampliar las disposiciones de la Ley sobre Violencia contra la Mujer que permite a inmigrantes indocumentados denunciar de manera segura un delito. Resaltó además que la visa U, creada como parte de esta ley en 2000, abre un camino para que las víctimas de delitos que cooperan en las investigaciones de delitos graves puedan solicitar estatus legal en Estados Unidos. HRW precisó que la renovación de este programa está en evaluación. Una iglesia de Indianápolis colocó las estatuas de María, José y el niño Jesús en una jaula con alambre de púas en protesta contra la política de "tolerancia cero" hacia los inmigrantes del gobierno de Trump. Las estatuas fueron colocadas fuera de la catedral episcopal en la Glorieta de Monumentos, y rodeadas por la alambrada. El deán y rector del templo, reverendo Stephen Carlsen, dijo que la instalación, parte de la campaña "Cada Familia es Sagrada", condena la política migratoria de encerrar familias en la frontera con México. La Sagrada Familia, dijo, era "una familia sin techo, sin alojamiento", y que la Biblia dice que “debemos amar al prójimo como a nosotros mismos”. El presidente Trump recientemente puso fin a su política de separar a las familias en la frontera. NOTIMEX Y AP