Haz tu denuncia aquí

Guatemala pone los ojos en relación México-EU para el próximo sexenio

MUNDO

·
Después de tres intentos de llegar a la Presidencia de México, los ojos de Guatemala están puestos en cuál será el papel que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador le otorgará a su país en su relación con Centroamérica y EU. Es una dinámica que descansa en canales de influencia, según Ricardo Barrientos, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), un centro especializado en análisis socioeconómico en Guatemala.
“El primer canal es el puente inmenso que es México entre la crudeza de la realidad centroamericana y el conflicto que el tema migratorio genera en los Estados Unidos”, dice Barrientos.
El analista señala que la expectativa se divide entre un López Obrador que dé continuidad a las políticas del presidente saliente Enrique Peña Nieto, o uno que tome otro rumbo, aún desconocido. Sin embargo, la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, quien se exilió en México durante los años 80 para huir de la persecución y el conflicto armado en Guatemala, afirma que el tema migratorio—consecuencia de la pobreza extrema en el país—es demasiado complejo para esperar que México y López Obrador puedan hacer una diferencia significativa en los próximos años. “En eso hay mucha tela que cortar, y requiere de políticas claras [en la región]”, no sólo en México, dijo la líder indígena guatemalteca. No obstante, la Premio Nobel calificó las elecciones en este país como “ejemplares” por el alto porcentaje de participación ciudadana y la transparencia del proceso. Mientras tanto, Barrientos añade que en el campo económico—el segundo canal—el choque político y comercial entre EE.UU. y sus socios, como México, también genera expectativas porque Centroamérica es sensible a cualquier fenómeno en Norteamérica. “Si a México le da catarro, a Centroamérica le da pulmonía”, dice Barrientos. “Cualquier deslizamiento del peso mexicano frente al dólar, puede afectar a Guatemala”. Un ejemplo son las depreciaciones significativas en la moneda mexicana que han repercutido en el incremento del contrabando de combustible hacia Guatemala, con la consecuencia de pérdidas para el sector privado y la recaudación tributaria. Barrientos señala que el tercer canal es el tema político e ideológico, y cómo la derecha en la región se ha dedicado a “asustar con el petate del muerto”, citando ejemplos como Venezuela y Cuba, de cómo la izquierda puede ser peligrosa. No obstante, es un tema de mayor influencia para El Salvador, donde hay un gobierno de izquierda, que para Guatemala, donde el componente ideológico en la mayoría de los partidos es casi inexistente. Por aparte, el catedrático universitario y analista político Pedro Trujillo señaló que la victoria de López Obrador no tendrá un efecto significativo en el combate al crimen organizado y el narcotráfico. “Sus promesas fueron de corte social y, si sigue los lineamientos por los que fue elegido, serán lineamientos que optimicen la cuestión social”, afirma Trujillo. “No creo que toque mucho la seguridad de la frontera sur y norte, en relación con la droga; de lo contrario es posible que no lo dejen trabajar los carteles del narcotráfico, y no sacaría una rentabilidad inmediata”. Para el analista, crea expectativa cómo empleará a la policía y al ejército en la lucha contra el narcotráfico, aunque no espera cambios sustanciales en la relación entre México y sus vecinos centroamericanos. Por Julie López