Haz tu denuncia aquí

América Latina, enferma de corrupción

MUNDO

·
La corrupción le cuesta a América Latina, por año, más de 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región, lo que ha atrofiado el crecimiento económico y mermado la inversión. De acuerdo con el grupo Global Financial Integrity, los sobornos y corruptelas en Latinoamérica cuestan, anualmente, unos 142 mil millones de dólares; eso equivale a la fortuna de los 16 multimillonarios de México. En la región, la clase política se ha visto sacudida por investigaciones de pagos de sobornos para beneficiar a constructoras, la más señalada: la brasileña Odebrecht. El Heraldo de México ha dado cuenta, durante su primer año de relanzamiento, de los escándalos en la región que han derivado en detenciones y dimisiones de altos cargos de gobierno. Odebrecht tiene presencia en 28 países del mundo y está acusada de pagos de sobornos en al menos 12 de ellos. Según confesiones de Mauricio Odebrecht, además de Brasil, los países con más pago de favores han sido Venezuela (98 mdd), República Dominicana (92 mdd) y Panamá (59 mdd). Pero, políticamente, uno de los países más afectados es Perú; el mandatario Pedro Pablo Kuczinsky tuvo que dimitir antes de que el Congreso lo removiera del cargo. Kuczinsky fue acusado de recibir pagos de Odebrecht por 700 mil dólares mientras era ministro, a ello se sumaron otras acusaciones —una de ellas por el indulto al ex presidente Alberto Fujimori— . Al frente del país quedó Martín Vizcarra quien, con tres semanas en el puesto, fue el anfitrión de la VIII Cumbre de las Américas, despreciada por el presidente Donald Trump. Mientras que, en Guatemala, la lucha contra la corrupción llevó a la captura del ex presidente Álvaro Colom (acusado de sustraer 35 mdd del erario) y nueve de sus ex colaboradores, con base en la investigación de la Comisión Internacional contra la impunidad (Cicig). El actual presidente, Jimmy Morales, ha sido salpicado por las acusaciones. Para el vicepresidente del Banco Mundial (BM), Jorge Familiar, estos escándalos no significan que haya mayor corrupción, sino que hay una transformación social, pues ya no se tolera el desvío de recursos públicos. En Brasil, la operación Lava Jato ha llevado a empresarios y políticos a prisión, entre ellos, al puntero con miras a la elección presidencial, el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, acusado de recibir un departamento para otorgar contratos a una constructora. La cacería contra ex mandatarios tiene en la mira a la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández, que después de asumir como senadora, fue señalada de traición a la patria, por presuntamente encubrir a imputados iraníes por un atentado contra la mutual judía AMIA. También está involucrada de dos causas por corrupción.  

Debacle interminable

Venezuela es el país más corrupto del continente, de acuerdo con Transparencia Internacional, lo que ha menoscabado el bienestar de su población (México tiene el cuarto lugar). El Heraldo de México fue el primero en informar en nuestro país sobre el fraude que hace el régimen para comprar despensas y revenderlas a precios inflados. Los productos son adquiridos legalmente a grupo Soriana, luego se empaquetan en despensas del programa CLAP, e incrementan su precio hasta 55 por ciento. La gravedad de la situación ha afectado diversos ámbitos: los pacientes trasplantados no tienen inmunodepresores, y algunas mujeres venden su cabello para poder comprar alimentos y medicinas.     POR ALEJANDRA MARTÍNEZ