Haz tu denuncia aquí

Maduro pide ayuda a ONU

El mandatario ha solicitado apoyo con alimentos y en la compra de equipo médico

MUNDO

·
A dos meses de haber degustado un banquete en uno de los restaurantes más lujosos de Turquía y el mundo, Nicolás Maduro ha reconocido la hambruna que vive su país. De acuerdo con un reporte de la agencia de inteligencia Stratfor, el mandatario chavista solicitó ayuda alimentaria al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Lo anterior "indica un cambio en el status quo político, ya que Maduro se ha opuesto previamente a cualquier asistencia externa. Si bien es posible que las conversaciones con Estados Unidos hayan llevado a esta decisión, también es probable que el gobierno de Venezuela haya presionado a Maduro para que se acerque a las Naciones Unidas", destaca Stratfor. Desde 2014, Maduro se ha opuesto firmemente a la asistencia de Estados Unidos a Venezuela, ya que podría representar una admisión del fracaso y la mala gestión del gobierno. También ha rechazado la solicitud de la oposición de abrir de un canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicinas, argumentando que su país no lo necesita. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entre 2014 y 2017 600 mil personas cayeron en desnutrición en Venezuela por falta de alimentos. En el contexto de la hambruna, el régimen de Maduro ha sido acusado y castigado en México, por cometer fraude con productos mexicanos, al armar las despensas populares CLAP y revenderlas precios inflados. Pero ante el cerco internacional y la suma de sanciones contra su gobierno, Maduro ha cambiado su discurso y ha solicitado ayuda. Hace un par de días, el mandatario dijo que necesita el apoyo del PNUD para la compra de equipos médicos.  
"Pido apoyo al PNUD, al sistema de Naciones Unidas porque ustedes saben, que el gobierno de Estados Unidos nos tiene perseguidos y bloqueados. Si yo quiero comprar algún equipo especial para proteger a la mujer embarazada en el mundo, (...), nos persigue y nos impide o lo retarda".
Venezuela enfrenta una severa crisis económica que se ha agudizado en los últimos años. Tan sólo en lo que va de 2018, de acuerdo con el Banco Mundial, el país ha registrado una hiperinflación de 500 mil por ciento, y se espera que ésta sea de más de un millón a fin de año. De acuerdo con la ONU, empujados por la crisis, unos tres millones de venezolanos han huído de su país; de ellos, 2.4 millones están en América Latina (un millón en Colombia) y el resto está distribuido en el resto del mundo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo ayer que dialoga con Venezuela para obtener datos económicos oficiales del país, seis meses después de censurar al gobierno de Maduro por incumplir su obligación de suministrarlos. Venezuela, miembro del FMI desde 1946, no recibe desde 2004 visitas técnicas del organismo financiero multilateral para la revisión de sus cuentas, como prevén los estatutos de la institución. El 2 de mayo, el Fondo emitió una declaración de censura a las autoridades venezolanas por no proveer la información macroeconómica que ya le había solicitado en noviembre de 2017, ni implementar "medidas correctivas" al respecto. En rueda de prensa en Washington, el portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo que hay conversaciones en curso con Caracas para revertir esta situación.
"Ha habido discusiones con las autoridades de Venezuela sobre este tema. Esos contactos se han mantenido incluso en los últimos días", señaló.
Rice dijo que espera que el directorio del FMI se reúna "en las próximas semanas" para analizar este asunto, pero no precisó la fecha.   Por Alejandra Ramírez jrr