Haz tu denuncia aquí

Mexicano va contra el cáncer

MUNDO

·
El recién galardonado científico mexicano, Alejandro Jiménez Sánchez, dijo en entrevista con este diario que está enfocado en la investigación del cáncer de ovario porque es un tipo de tumor que muchas mujeres en todo el mundo lo padecen.   El pasado 19 de octubre Jiménez Sánchez recibió el premio a la mejor tesis doctoral del año por parte del Instituto de Investigación sobre el Cáncer de Cambrigde, en Reino Unido.   El Instituto reúne alrededor de 250 científicos de todo el mundo que investigan los tratamientos, diagnósticos y prevención del cáncer.  
"Me enfoqué en el cáncer de ovario porque es un tipo de tumor que es bastante importante. Muchas mujeres en todo el mundo lo padecen y hasta el momento no hay una terapia que lo pueda curar (en etapa avanzada)", explicó el mexicano que hoy trabaja en Israel.
  Para el doctor en Ciencias Médicas fue una sorpresa ganar ese reconocimiento, pues no tenía planeado participar en el concurso, sin embargo, celebra haber seguido el consejo de su tutor, quien lo animó a entrar.   Destacó que "en México es importante que nos demos cuenta de que nuestro trabajo es de igual o mayor calidad que otras personas, no hay diferencia y eso me da mucho gusto”.   El científico, de 28 años, becario del Concejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), centró su investigación año y medio en el campo de la inmunoterapia, una forma novedosa de tratar el cáncer que busca activar el sistema inmune de los pacientes para que su propio organismo sea capaz de detener la progresión de la enfermedad.   En México no hacen falta talentos, sin embargo, carece de recursos económicos para ciencia, tecnología e innovación desde hace décadas.   Según estadísticas de la UNESCO, México dedica únicamente 0.5% de su Producto Interno Bruto a las áreas de investigación y desarrollo. Tan sólo en Finlandia se canalizan 3.2 dólares de cada 100 destinados a la investigación y desarrollo; en México sólo 50 centavos de dólar por cada 100 se destinan a estas áreas.   Para el galardonado es relevante impulsar en el país modelos educativos como posgrados y clases en inglés, pues considera que eso abriría las puertas a más investigadores que no hablan español y puedan estudiar en México.  
"A mí me gustaría que hubiera más flexibilidad (…) creo que beneficiaria mucho a México abrir sus fronteras y hacia todas las personas, si eres mexicano, si no lo eres, no importa, lo que importa es como aportas a la sociedad y a la humanidad en general", argumentó Jiménez.
    Yo creo que México puede salir a delante teniendo una educación de primer nivel, acceso a alimentación básica en todos los rincones del país, así como traer a personas de otros países, no sólo por la ciencia, sino por el nivel de vida que puedan tener en México", agregó.  

PROYECTO A FUTURO

  Para el próximo año, el investigador trabajará en Nueva York un posdoctorado (posdoc), enfocado en el cáncer de ovario, "es un estudio clínico en fase uno, combinación de terapia con quimioterapia e inmunoterapia y es un análisis (antes y después de la quimioterapia) utilizando una técnica básicamente en análisis de datos de expresión en estos tumores, en microambiente y de las células tumorales", detalló.  
“En Estados Unidos voy hacer un posdoc, que es más cerca que estar en Europa o Israel y después veremos que oportunidades hay en México, en EU o en Europa para seguir trabajando”, agregó.
  Hoy Jiménez se encuentra en el Weizmann Institute of Science, en Israel, trabajando en proyectos enfocados en detectar células tumorales en ratones.   POR SAYURI LÓPEZ   jrr