Haz tu denuncia aquí

Malo para raza negra, si triunfa Bolsonaro

es el grupo más vulnerable; el candidato favorito les muestra desprecio

MUNDO

·
En Brasil, cada 23 minutos muere un negro víctima de la violencia, los hombres de color con estudios superiores ganan en promedio 29% menos que los blancos, y el panorama empeora para esas personas si el ultraderechista Jair Bolsonaro toma las riendas del poder.
"Mis hijos no saldrían con una negra porque están bien educados", asegura Bolsonaro, quien luce como favorito para ganar en segunda vuelta la Presidencia de Brasil, con 59% de la intención de voto.
Lejos de ser una más de las provocativas declaraciones de Bolsonaro, la frase refleja una realidad: la segregación en Brasil no es una práctica aislada. Brasil fue el último país de América Latina en abolir la esclavitud en 1888, la comunidad negra y mulata representa más de la mitad de los 200 millones de habitantes de ese país, pero es la que más muere (por salud o violencia), menos gana y la que más sufre desempleo. Esto sin contar que es la menos escolarizada, tiene más dificultades para conseguir un empleo y recibe salarios más bajos que los de los blancos en pleno siglo XXI, incluso cuando poseen el mismo grado de escolaridad. Los hombres negros con estudios superiores ganan en promedio 29% menos que los blancos, mientras que la diferencia es de 27% entre las mujeres de diferentes razas en Brasil, de acuerdo con un estudio del Instituto Locomotiva de 2017. En lo que refiere al desempleo, negros y mulatos representan 63.7 por ciento de los afectados en Brasil, lo que equivale a 8.3 de los 13 millones de personas sin trabajo que había en el país en el tercer trimestre de 2017, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. Investigaciones demuestran también la desigualdad en el mundo empresarial: los negros ocupan sólo 4.7 por ciento de los cargos ejecutivos y 6.5 por ciento de los puestos de gerencia, según otro estudio del instituto Ethos, realizado entre las 500 mayores empresas de Brasil. Naciones Unidas dice que siete de cada diez personas asesinadas en Brasil son negras y cerca de 23 mil jóvenes de esa raza mueren violentamente cada año, lo que equivale a uno a cada 23 minutos. El ramo del entretenimiento no se queda atrás con la segregación, "las telenovelas continúan con la filosofía del emblanquecimiento, comprometidas en mostrar un Brasil que no es verdad, un Brasil blanco, nórdico; el ario es una minoría poblacional aquí, pero los personajes rubios y de ojos azules son presentados como una mayoría", criticó en una entrevista el cineasta e investigador Joel Zito Araújo. El triunfo electoral en la primera vuelta (46% de los votos) del excapitán militar Bolsonaro lo coloca como favorito para tomar las riendas de Brasil. Son de dominio público sus comentarios ofensivos no sólo a los negros, sino también a las mujeres y las minorías sexuales. En un discurso electoral el ultraderechista dijo que "los negros no sirven ni como reproductores", si las cosas pintan mal para ese sector de la sociedad en Brasil se pueden poner peor, todo dependerá de lo que decidan el próximo 28 de octubre. Hacia a la primera vuelta, miles de mujeres lanzaron la campaña #EleNão (#Él no) contra Bolsonaro, pero los resultados electorales demostraron que esa ofensiva no cuajó. Si las mujeres y la gente de raza negra quieren frenar la ola ultraconservadora en Brasil que encabeza Bolsonaro, deberán hacer algo más efectivo.   POR ISRAEL LÓPEZ GUTIÉRREZ jrr