Haz tu denuncia aquí

En Venezuela, la belleza sortea la crisis

MUNDO

·
La industria de la cirugía plástica en Venezuela ha sobrevivido a pesar de la crisis económica y política que enfrenta el país; la calidad de las intervenciones y los bajos precios son el secreto para atraer a las clientas extranjeras que pagan en dólares. "Es por la fama que tenemos por los buenos cirujanos plásticos, pero algo que considero fundamental es la competitividad de los precios”, destaca para El Heraldo de México, Sara Guardia, coordinadora de Logística y Marketing de MakeOver Venezuela, empresa dedicada a la cirugía estética y reconstructiva. Incluyendo pasajes y comidas, el costo de una intervención puede ser entre 30 y 40 por ciento más barata que en el país de origen de las pacientes, señala Guardia; no obstante, aún así es negocio. Venezuela El cambio de divisa de la moneda venezolana frente al dólar ha impulsado a la industria; al 15 de agosto de este año, un solo dólar se vendía en 16 mil 686 bolívares. En el país, los billetes escasean, los venezolanos pueden retirar de los bancos diariamente un máximo de entre 10 mil y 20 mil bolívares, equivalentes a entre 3 y 6 dólares.  
“Es negocio ciertamente, porque se cobra en dólares, por el cambio de divisa; al hacer la conversión, al paciente le sale muchísimo más económico venirse a operar aquí a Venezuela”, explica.
Para conquistar clientas, las clínicas de belleza ofrecen paquetes VIP, all included (todo incluido), para atenderse sin preocupaciones. En medio de la inseguridad y violencia por la crisis económica, alimentaria y médica, se ofrece seguridad: “Una persona las va a buscar al aeropuerto, las lleva a la clínica, al centro donde se van a hospedar; se cuenta con aire acondicionado, televisión por cable, tres comidas al día, baño privado”, asegura. Si se desea, se puede adquirir el servicio adicional de enfermería para atención postoperatoria, los paquetes incluyen medicamentos. Viajar y transformarse en la tierra de la belleza no es un imposible, aún para aquellos bolsillos con recursos limitados hay una opción: el financiamiento. https://youtu.be/FznaverW5_k Con presupuesto en mano, si se requiere, las clínicas ponen a la interesada en contacto con una empresa aliada para estudiar los planes de pago que más convengan. Venezuela está golpeada por la escasez de alimentos, medicamentos, gas doméstico y una exorbitante inflación que, de acuerdo con la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, ha llegado a 248% en lo que va del año, pero el Fondo Monetario Internacional, advierte que podría llegar a 720% a finales de 2017. La prensa local reporta que en ciudades como Puerto Ordaz, los habitantes han hecho de la industria de la cirugía plástica un salvavidas para sobrevivir; las familias golpeadas por la inflación ofrecen sus casas para cuidar a las pacientes que se recuperan de un tratamiento. El salario mínimo en el país gobernado por Nicolás Maduro, es de aproximadamente 30 dólares, más otros 50 por bono de alimentación; no obstante, la canasta básica oscila en 700 dólares, lo que significa más de ocho salarios mínimos. De acuerdo con un sondeo de la encuestadora Datos de 2014, para nueve de cada 10 venezolanos la apariencia es muy importante, pues verse bien es estar bien, pensamiento que llevó a masificar las intervenciones con fines cosméticos aunque éste es un lujo ahora inaccesible para los propios venezolanos. De acuerdo con el diario El Nacional de Venezuela, 75% de la población no puede acceder ni a la canasta básica. Los certámenes de belleza han sido desde hace décadas motivo de orgullo para los venezolanos, la crisis política y económica también les ha arrebatado eso: el segundo país con más ganadoras del Miss Universo, sólo detrás de Estados Unidos, tiene en duda su participación en el próximo concurso. POR ALEJANDRA MARTÍNEZ