Haz tu denuncia aquí

Vladimir Putin y el empoderamiento de Rusia

MUNDO

·
Rusia mueve sus fichas en el ajedrez mundial. Gana si Occidente se debilita. En nuestros días, la desinformación es uno de los instrumentos principales de la estrategia rusa de influencia política, dijo en entrevista con El Heraldo de México, la doctora Martha Ochman, profesora investigadora de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey. "La estrategia de Vladimir Putin ha sido provocar la división interna de las sociedades occidentales. Esta consiste en potenciar en las redes sociales los conflictos de las democracias occidentales –EU, Francia, España, Venezuela, Gran Bretaña– con el fin de polarizar esas sociedades y con ello desacreditar, debilitar y distorsionar su percepción de la realidad". "Esta campaña de desprestigio contra las democracias occidentales es una forma de fortalecer su propia posición, la rusa. A Moscú le interesa apoyar los movimientos secesionistas en Europa como el independentismo catalán para mantener, a su vez, su estatus de potencia europea”, señaló la también doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Iberoamericana. "La desinformación como práctica del régimen ruso diseñada para engañar y desorientar al oponente, influir en sus decisiones y socavar su eficiencia política, económica y militar, ha sido muy exitosa, muy inteligente y efectiva, toda vez, que no se les ha podido comprobar nada a pesar de que hay muchísimos indicios de que el gobierno de Rusia está detrás de estas estrategias mediáticas", aseguró. "Las agencias de seguridad (en Occidente ) están convencidas de que Rusia está detrás de las pasadas elecciones en EU y de la comunicación favorable hacia Donald Trump, pero sólo son especulaciones, aunque no se ha podido demostrar", destacó. La experta refirió que también hubo una campaña para favorecer la información negativa sobre el presidente galo, Emmanuel Macron, que en realidad no tuvo éxito, "lo mismo ha hecho al apoyar a los partidos de extrema derecha en Holanda, Alemania y Francia", dijo. "Su discurso es que el Occidente está en bancarrota moral, que no puede gestionar crisis como son la del terrorismo o la migración. "Todo esto refuerza la imagen de la crisis profundísima de la Unión Europea. Igual pasó con el referéndum del Brexit en Gran Bretaña, cuando las fuerzas mediáticas propagandistas se enfocaron en la 'necesidad' de abandonar la Unión Europea. La estrategia fue presentar a Occidente como un sistema político en decadencia", explicó. Para la internacionalista, Putin construyó la imagen del hombre fuerte: “él era un oficial de la KGB. Tenemos que reconocer que la cultura autoritaria es algo que permea; las sociedades machistas aprecian la mano fuerte, la promesa del orden, aunque dicho orden esté basado en la imposición. En Rusia habrá elecciones el marzo próximo; Putin representa a la figura fuerte, en contraste con figuras anteriores como Boris Yeltsin, cuya afición al alcohol fue una constante". Mientras tanto, los tentáculos de Rusia y de Putin se extienden; ante lo cual la propia UE ha decidido contrarrestar la estrategia rusa de desinformación en las redes sociales con una pequeña unidad dependiente del servicio diplomático europeo, que trata de desmontar los mitos que propaga el Kremlin sobre la Unión Europea frente a la desinformación. Por Cristina Pérez-Stadelmann