Neymar entrenó 20 minutos y encendió las alarmas

El brasileño abandonó el entrenamiento debido a un dolor en el tobillo, causado por la cantidad de faltas recibidas

FOTO: REUTERS
FOTO: REUTERS

Lo que comenzó como una práctica distendida en Sochi, con todo el mundo comentando el tercer cambio de look consecutivo de Neymar, acabó bajo un clima de tensión para la Selección Brasileña, después de que su estrella abandonara cojeando el entrenamiento el martes, haciendo saltar de nuevo las alarmas.

Tal fue el revuelo tras su marcha, poco antes de finalizar los 20 minutos abiertos a la prensa, que el portavoz de la Confederación Brasileña (CBF) tuvo que dar un mensaje tranquilizador.

 

No se retiró por dolor en el pie operado, sino en el tobillo derecho a causa de la cantidad de faltas recibidas, y entrenará mañana normalmente, aseguró Vinicius Rodríguez, en referencia a los golpes sufridos por ‘Ney’ en el partido contra Suiza.

 

Poco después, la CBF emitía un breve comunicado explicando el nuevo cronograma para ‘Ney’.

Hasta que salió del campo, unos 20 minutos después del inicio, el atacante se había mostrado muy alegre y bromista en su vuelta a la cancha desde el decepcionante empate del debut.

El lunes se había quedado en el gimnasio junto a Thiago Silva y Paulinho, haciendo una sesión de fisioterapia.

Muy sonriente, Neymar apareció con un nuevo corte de cabello, el tercero en apenas cuatro días, alimentando con buena cara el debate mundial sobre su intensa vida capilar, convertida en una fuente de ‘memes’ en internet a la que se apuntó incluso el exfutbolista francés Eric Cantona.

Pero las risas del rondo en el que participaba junto al resto de titulares, y en el que incluso Tite se animó a dar algún toque, fueron apagándose a medida que pasaban los minutos y las muecas de dolor volvían a la cara de ‘Ney’.

Molesto, el delantero del PSG se tocó en varias ocasiones el tobillo derecho antes de abandonar el campo acompañado de un fisioterapeuta.

 

POR AFP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaFoto: Ana Navarro

Final épica