Tributo al demonio azul

Blue Demon será condecorado durante el Homenaje a Dos Leyendas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL)

en el ring son incontables, él estelarizó una función especial. Ilustración: Allan G. Ramírez
Aun cuando sus hazañas en el ring son incontables, él estelarizó una función especial. Ilustración: Allan G. Ramírez

El lienzo de la lucha libre mexicana está salpicado de tintes en azul intenso, un color que evoca la imagen del mítico demonio que hoy recibirá tributo en La Catedral de los héroes del pancracio.

Durante el Homenaje a Dos Leyendas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), se liberarán los recuerdos de Blue Demon (Nuevo León, 1922-2000) junto a los de don Salvador Lutteroth (Jalisco, 1897-1987), conocido como el padre de esta disciplina.

A 19 años de su fallecimiento, víctima de un infarto, La Leyenda Azul sigue vigente, pues sus llaves y maniobras trascendieron los cuadriláteros para ocupar un lugar en la cultura mexicana.

 

Este fenómeno es de tipo sociológico, a Blue Demon lo conoce gente que nunca lo vio luchar ni en películas, sin embargo, saben quién es, por eso ha trascendido el tiempo. Pasan generaciones de luchadores y de aficionados y él se mantiene vigente, fue así como se convirtió en atemporal, explicó Alejandro Muñoz Lomelí, hijo del luchador.

 

El Manotas, ídolo en la época de oro de la lucha libre mexicana, será condecorado hoy en la Arena México, justo en el mes en el que debutó (31 de marzo de 1948) y a 40 días de su nacimiento (24 de abril 1922).

 

ORGULLO. Alejandro Muñoz Lomelí, recuerda a su padre. Foto: Especial

 

Aun cuando sus hazañas en el ring son incontables, él estelarizó una función especial.

El 25 de septiembre de 1953, en El Coloso de la Doctores, Blue Demon despojó a El Santo del Campeonato Mundial Welter de la NWA.

Fue uno de los triunfos más sonados; ese día, la gente reconoció la victoria de mi padre. Automáticamente las opiniones se dividieron, unos se volvieron fans de él. Ese acontecimiento queda para la historia, algunos lo quieren borrar o no lo mencionan, pero yo lo estaré recordando porque fue algo grande, apuntó Muñoz Lomelí.

En este sentido, él y su familia están interesados en preservar el legado luchístico del Demonio Azul como una forma de reconocimiento nacional.

Estamos empeñados en que las autoridades le den algún lugar, tal vez una estatua, para que siga existiendo un recuerdo para ese personaje que vivió hace mucho tiempo y con el que se identifican muchos mexicanos, concluyó.

 

Por ALEXIS HERNÁNDEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaPRÁCTICA. El delantero
mexicano ya entrenó con
el conjunto napolitano. Foto: @SSCNAPOL

Renueva el calcio