Sueño efímero

El Betis de Diego Lainez y Andrés Guardado queda eliminado en casa en los dieciseisavos

Andrés Guardado cedió su lugar a su compatriota Diego Lainez. Foto: AFP
Andrés Guardado cedió su lugar a su compatriota Diego Lainez. Foto: AFP

Con 12 minutos en el campo para Diego Lainez, supliendo a su compatriota Andrés Guardado, el sueño mexicano fue efímero, al ser eliminado el Real Betis por el Rennes francés, en los Dieciseisavos de Final de la Europa League.

Esta derrota por 1-3 (4-6 global) dejó a la segunda competencia más importante del continente europeo sin jugadores aztecas, pues luego del mercado de invierno emigraron Miguel Layún (Villarreal) y Diego Reyes (Fenerbahçe), mientras que Carlos Salcedo y Marco Fabián, que jugaban en el Eintracht Frankfurt, no fueron considerados para este certamen; el Standard de Lieja, de Guillermo Ochoa, no avanzó a la ronda eliminatoria.

Pese a que en el duelo de ida ante el conjunto galo, Lainez le dio empate (3-3) a su equipo en la agonía, y llegó con ventaja al compromiso de vuelta en casa, los verdiblancos sucumbieron en el Estadio Benito Villamarín.

Ramy Bensebaini abrió el marcador al rematar de cabeza un saque de esquina (22’), en una jugada posterior a un autogol que casi marca Guardado, y después cayó el segundo gol para los franceses por conducto de Adrien Hunou, al minuto 30.

Por el conjunto bético, el argentino Giovani Lo Celso acortó distancias, rematando solo un centro de Sergio Canales (41’), pero no fue suficiente para darle la vuelta a la eliminatoria, ya que en el descuento, cuando el equipo español buscaba un 2-2 que le diera el pase, el Rennes marcó un tercer tanto.

Tras el descanso, el Real Betis salió con intensidad en busca del gol. Las llegadas de Jesé y Canales llevaron peligro a los dominios de Tomas Koubek, que detuvo dos disparos peligrosos de Loren Morón y Canales; el portero checo fue el héroe de su equipo.

Al minuto 78, Andrés Guardado, que arrancó de titular, cedió su lugar a su compatriota Diego Lainez, que poco pudo hacer ante el debacle de su equipo y perdió el balón en la jugada en la que Mbaye Niang se fue en velocidad para poner el definitivo 1-3 (90’+4’), que apagó las esperanzas de la escuadra española.

 

Por REDACCIÓN Y AFP

 

¿Te gustó este contenido?