Se abre al final

En Nuevo León, un duelo en el que prevaleció el control de los lanzadores terminó por ser de batazos

CLAVE. El pitcher Tanner Roark fue el
encargado de abrir el duelo en Nuevo León. Foto: AP
CLAVE. El pitcher Tanner Roark fue el encargado de abrir el duelo en Nuevo León. Foto: AP

MONTERREY. Los Reds coronaron ayer su noche de debut en el Estadio de Beisbol Monterrey, al vencer por marcador de 5-2 a los Cardinals, en lo que, por un buen tramo del juego, fue un tremendo duelo de pitcheo.

El pitcher diestro Adam Wainwright lanzaba sin hit ni carrera en la sexta entrada hasta que Jesse Winker conectó el primer imparable, un cuadrangular que se fue por todo el jardín izquierdo, batazo que empató el juego.

Aún con Wainwright en la loma, Derek Dietrich destajó un pitcheo por el centro del plato para aumentar la ventaja de los Reds en la séptima. Con dos outs, Cincinnati puso el punto final en la parte baja de la octava entrada con tres producidas, una de Scott Schebler y dos más de Dietrich. Aunque el abridor Tanner Roark recibió una carrera y tres innings tuvo corredores en posición anotadora, se fajó a la hora cero para preservar en lo mínimo la desventaja.

Wainwright envió al frente a San Luis en el segundo inning, y con cuadrangular solitario de Kolten Wong en la novena, anotaron la segunda.

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Meta76 años de futbol profesional en el país. Foto: Mexsport.

Por un broche de oro jornada 1