Regresos en grande

En el ADN de las Águilas, las desventajas suelen generar su mejor papel en la cancha

REMONTADAS. En la historia del América, están grabadas series que logró dar la vuelta. Foto: Mexsport
REMONTADAS. En la historia del América, están grabadas series que logró dar la vuelta. Foto: Mexsport

Si el futbol es arte y épica, el América es el equipo a seguir. Por su presente y lo que marca su pasado, cuando se trata de dar vuelta a marcadores en contra, explota su mejor accionar.

Lo hizo en torneos de Liga, Copa, encuentros de fase regular o liguilla. Pero, sobre todo, en finales, desde el Prode 1985 hasta la Concachampions de 2015, con remontadas que valieron títulos que lucen en sus vitrinas.

El último antecedente ocurrió ante Tigres, el pasado domingo en el Estadio Universitario. Con una desventaja de 2-1, en la ida de los cuartos de final, las Águilas mostraron su esencia y su jerarquía, para llevarse la serie e ir a semis.

Ese mismo ADN sacó adelante al América de instancias al límite. Una de las más recordadas se dio en el Prode de 1985, ante Tampico Madero: con una losa de tres goles en la final de ida (4-1), el equipo americanista, dirigido por Miguel Ángel El Zurdo López, pagó la vuelta en el Azteca y terminó triturando a su rival, con un 4-0 que lo llevó a lo más alto.

Luego, en la Temporada 198788, los de Coapa resistieron la desventaja de Pumas en la final de ida (1-0) y lograron otra vuelta olímpica, con un 4-1 como respuesta. Así, pese a todo, las hazañas no le resultan ajenas.

En la definición del Verano 2002, el Necaxa pareció llevarse todas las conquistas: el balón, el juego y la ventaja en la ida (2-0). Luego vino la reacción del América, con un 3-0 recordado por el gol de oro de Hugo Norberto Castillo.

La siguiente demostración de este equipo llegó en la Copa Libertadores 2008, contra el Flamengo, en el mítico Maracaná. Ahí, con dos goles de Salvador Cabañas, los brasileños vieron perdida su ventaja de 4-2 en la ida y cayeron por 0-3, en los octavos de final.

El América ganó tres finales de 2013 a 2015, con remontadas épicas. Entre ellas, la de Cruz Azul, en el Clausura 2013, con dos goles en los últimos tres minutos, incluido el de Moisés Muñoz; la definición contra Tigres, en el Apertura 2014, en la que había caído 1-0 en la ida; y la del Impact de Montreal, en la Concachampions de 2015.

POR ALBERTO ACEVES

abr

¿Te gustó este contenido?