Un corazón de mariscal

Bruno Márquez dirige la ofensiva de los Raptors, pero sus inicios fueron pases a su hermano mayor, Enrique

CERTERO. El quarterback del equipo mexiquense es protagonista en el futbol americano nacional. Foto: LFA

En el patio trasero de la casa de Enrique Márquez y Ángeles Albarrán, Bruno lanzó su primeros pases. Como receptor estaba Enrique, su hermano mayor, quien en palabras del propio quarterback de Raptors, fue su primer entrenador.

El amor por este deporte viene de él, siempre quería que le lanzara la pelota, y si lo hacía mal, se metía a la casa, hacía su berrinche, y eso me obligó a ir mejorando, comentó Márquez, en entrevista para El Heraldo de México.

Entonces se volvió una prioridad seguir los pasos de Enrique, quien fue receptor y está entre los mejores 100 jugadores del futbol americano colegial de México.

En 2009 llegó a Pumas CU, con quienes conquistó dos títulos (2010 y 2013), siendo en ésta última el MVP de la campaña, con 29 TD y sólo dos pases interceptados.

Tres años más tarde se creó la LFA, y junto a Raúl Mateos, se convirtieron en los primeros jugadores seleccionados en la historia de la liga.

 

El crecimiento de la misma ha sido importante y han sido muy buenos estos años; y seguirá creciendo, aseguró.

 

Está campaña no la toma como una revancha, tras dos finales perdidas de sus Raptors, ante Mexicas y Condors.

 

Este fin es nuestro debut en casa, y vamos por buen camino; es una temporada larga y la meta es clara: llegar para jugar la final, finalizó Bruno.

Por Omar Moro

lctl

¿Te gustó este contenido?