Partido parejo e intenso

Lucen los porteros de Pumas y América en un duelo en el que el equipo de la UNAM reacciona para sacar empate

JUVENTUD. Diego Lainez y Alan Mozo participaron en las jugadas de gol, anoche. Foto:  MEXSPORT
JUVENTUD. Diego Lainez y Alan Mozo participaron en las jugadas de gol, anoche. Foto: MEXSPORT

Pumas no es un blanco fácil. En su juego podrán quedar dudas de su mayor potencial futbolístico, pero es capaz de revertir situaciones y terminar con el dominio de los partidos.

Anoche, contra el América, en la ida de las Semifinales del torneo mexicano, el cuadro de la UNAM mostró coraje para venir de atrás. Alcanzó la ventaja de las Águilas, cuando recién comenzaba el segundo tiempo, y mantuvo la serie abierta con el penalti atajado por Alfredo Saldívar, tras una mano en el área señalada con la asistencia del VAR.

Los errores persiguieron a los de casa en el inicio. Por varios momentos, las escapadas de los americanistas mostraron su punto frágil al defender. Principalmente por los costados, el sitio preferido de Diego Lainez, autor del primer gol (21′). Por más que Saldívar trató de cerrarle el espacio, el joven atacante lo superó de zurda con un disparo raso.

Más previsiones tomó el América a partir de entonces. No le incomodó ceder la iniciativa ni jugar al contragolpe. Pero tuvo mayor exigencia en la portería de Agustín Marchesín, convertido en figura luego de haber salvado al menos cuatro ocasiones de gol. Las primeras de González, Malcorra y Mora; y las últimas de Rodríguez y Alustiza.

Un doble remate de Paul Aguilar, antes de terminar el primer tiempo, dio oportunidad a Saldívar, uno de los motores universitarios en la defensa.

Recién empezado el complemento, el equipo de David Patiño reencontró la garra de antes: a toda marcha, Alan Mozo entró por derecha, centró en medio de los defensas y ubicó solo a Rodríguez, para poner las cosas iguales (49′).

El tiempo obligaba a Pumas a ir por más. Y así lo buscó, de forma individual o colectiva, encontrándose, sin embargo, con un Marchesín firme.

Para sorpresa suya, una mano de Luis Quintana fue vista desde la unidad móvil del VAR y el árbitro César Ramos Palazuelos determinó que era penalti. El encargado de tirar fue Roger Martínez, haciéndolo abajo y hacia las manos de Saldívar, quien suma cuatro atajadas consecutivas en el torneo desde los 11 pasos.

La reacción desde atrás le dio vida a los Pumas. Su dominio fue grande en la mayor parte del juego y se resistió a morir, a pesar de ir en desventaja. No obstante, la hegemonía de Miguel Herrera sobre los de la UNAM sigue vigente y es un factor a considerar para la vuelta en el Estadio Azteca.

 

Por ALBERTO ACEVES

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Meta Los cuatro medallistas que tuvo México en Manchester, Inglaterra. FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS

Decisión dividida