Novak cae en la tercera ronda del Masters 1000

El tenista uno del mundo estuvo ayer muy lejos de su mejor nivel

Frustrado y muy enfadado, Djokovic se despidió del torneo. Foto: AFP
Frustrado y muy enfadado, Djokovic se despidió del torneo. Foto: AFP

El serbio Novak Djokovic, primera raqueta mundial, cayó ayer en dos sets en la tercera ronda del Masters 1000, ante el alemán Philipp Kohlschreiber.

Djokovic, máximo favorito al título, tras dominar el circuito en los últimos meses y ganar el pasado Abierto de Australia, ayer estuvo lejos de su mejor nivel y perdió en dos sets con un doble 6-4, en una hora y 38 minutos de juego.

 

Es una victoria muy especial para mí. Tenía un gran estrategia para jugar contra él. Es muy especial ganar al número uno. Desgraciadamente, el torneo no se ha acabado. Tengo que volver mañana (hoy) y tener una buena mentalidad, dijo el vencedor.

 

Frustrado y muy enfadado, Djokovic se despidió del torneo al ser barrido por su oponente, que ahora chocará en los Octavos de Final con otro contrincante que tampoco se le da bien históricamente, como el francés Gael Monfils (preclasificado 18).

Kohlschreiber nunca había ganado a un número uno, con un balance de 0-11 y un récord de 1-8 contra Nole. De hecho, sólo le había ganado un set desde 2014, en Roma, y su único triunfo ante él databa de 2009 en Roland Garros.

Pero ayer nada de eso importó. Djokovic nunca rindió a su nivel y, tras ceder su saque en el séptimo juego (4-3), también perdió el set.

El serbio lo pagó con su raqueta, que quedó destrozada tras varios golpes contra su calzado.

La rabia no le ayudó tampoco en el segundo set y el germano materializó la sorpresa del campeonato tras mantener la calma y observar desde el otro lado los numerosos errores no forzados de su rival.

Por su parte, Rafa Nadal, actual dos del mundo, no tuvo dificultades para derrotar al argentino Diego Schwartzman, con sets de 6-3 y 6-1.

 

Por AFP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaDUDAS. Bach expuso los cambios propuestos por el COI. Foto: AFP

El boxeo retiene su sitio